TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

Los perros identifican el enfado en los rostros humanos y se lamen el hocico para intentar apaciguarnos

Compartir

Es una señal de calma, esto ya lo sabemos: una de las muchas señales que los perros usan para comunicarse con sus congéneres y también con los humanos. Ahora, además, un estudio científico recalca que los perros son capaces de identificar un estado emocional en una cara humana -el enfado- y que su respuesta es lamarse el hocico. Y lo hacen con más frecuencia ante imágenes de humanos enojados que ante imágenes de perros.


Científicos de la Universidad de Sao Paulo y de la Universidad de Lincoln examinaron el comportamiento de 17 perros adultos en respuesta a imágenes y sonidos emocionalmente significativos, y descubrieron que lamerse el hocico no es simplemente una respuesta a la comida o la incertidumbre, sino que parece usarse como señal para tratar de comunicarse con los humanos en respuesta a señales visuales de enojo.

Las señales de audio de voces humanas enfafadas no provocaron la misma respuesta.

Los perros que participaron en el estudio fueron expuestos simultáneamente a dos expresiones faciales (una positiva y otra negativa del mismo individuo), que podrían ser humanos o caninos de cualquier sexo, junto con un sonido, que podría ser positivo o negativo de la misma especie y género.

Y, curiosamente, los perros se lamieron el hocico con más frecuencia cuando veían a humanos enfadados que cuando veían a perros. Aquí podéis ver un vídeo con un perro enfrentado a una imagen de un humano enfadado y su reacción.

La hipótesis de los investigadores es que este rasgo de comportamiento puede haber sido seleccionado durante la domesticación

El coautor del estudio, el profesor Daniel Mills, también hizo hincapie en el hecho de que los perros -que son mucho menos visuales que nosotros- se laman la boca para facilitar la comunicación perro-humano.  

Y es importante también porque es un gesto más sutil que muchos otros que utilizan los perros para expresarse y que quizá más gente identifica con el estrés o la incomodidad (bostezos, gemidos, etc.). Por eso hay que tenerlo en cuenta. Como explica Patricia McConnell: "Si un perro comienza a chuparse el morro rápidamente y gira la cabeza cuando yo acerco mi mano para acariciarlo, voy a prestarle mucha atención, y probablemente cambie mi propio comportamiento". 

 

Te puede interesar

Las señales de calma: el lenguaje universal de los perros

Los perros también intentan comunicarse con los humanos utilizando expresiones faciales

Los perros se "contagian" de los estados emocionales de sus dueños

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar