TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

La gran mayoría de humanos perrunos duerme con su can: un 49% en la cama y un 20% en el dormitorio

Compartir

Un reciente estudio confirma que los perros son compañeros constantes de los humanos, también de noche. Más de 1000 dueños de canes en Australia han participado en el estudio coordinado por Christy L. Hoffman de Canisius College en Buffalo, Nueva York, que buscaba entender mejor los hábitos nocturnos de las personas que comparten su vida con uno o varios perros.

Los resultados son claros: el 49% de los participantes, que tenían entre 18 y 78 años, dijeron compartir su cama con su perro. Otro 20% comparte el dormitorio con el can y el 31% restante dijo que el perro dormía en otra parte de la casa.

Además, según han comprobado los investigadores, la probabilidad de compartir la cama con el can aumentaba al tener en cuenta la edad del participante y el tamaño de la cama y, lógicamente, fue mayor para las personas con perros pequeños que para aquellos con perros más grandes. Y compartir cama con un perro es más común entre las personas que no tenían un compañero de cama humano.

Usando imágenes de mapas de calor, los investigadores determinaron que cuando dos personas estaban en la cama doble el perro tendía a dormir a sus pies o en el medio de la cama.

Cuando una persona y un perro compartían una cama, la mayoría de los perros dormían a la altura del pecho humano, en el espacio donde podría haber dormido una pareja humana.

Para las personas con una cama individual, los perros dormían con mayor frecuencia en el suelo al lado de la cama, aunque algunos dormían en la cama al nivel del pecho humano.

Y casi un tercio de los perros dormían bajo las sábanas.

Otro dato significativo: los investigadores no encontraron relación entre la presencia del perro en la cama y la calidad del sueño (descrita por los participantes) pero los participantes cuyo perro dormía en otro lugar que no fuera la cama de su dueño mostraron 1,45 veces más probabilidades de despertarse cansados.  

Más de la mitad (65,6%) de los participantes indicaron que su perro "rara vez" o "nunca" perturba su sueño.

En un estudio anterior, también liderado por Christy L. Hoffman, utilizaron rastreadores de actividad para determinar cómo se veían afectados los movimientos nocturnos de las mujeres cuando compartían la cama con un perro.

El estudio encontró que las mujeres tenían tres veces más probabilidades de pasar de un estado inactivo a un estado activo si su perro se movía durante el minuto anterior. Curiosamente, sin embargo, las mujeres solo recordaron que su perro perturbaba su sueño en 22 de las 124 noches estudiadas.

"Dado lo poco que los participantes recordaron las interrupciones del sueño relacionadas con los perros en relación con la cantidad de movimiento del perro que observamos durante las noches, parece que los humanos no asocian conscientemente sus noches de mal sueño con las actividades nocturnas de sus perros", señala Hoffman. "Esta discrepancia sugiere que, a pesar de las perturbaciones que crean los compañeros de cama caninos, pueden estar satisfaciendo una necesidad psicológica de sentirse seguros durante los períodos de sueño".

Te puede interesar

 

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar