TODOS LOS TEMAS
Bulos y Fake News

Vacunar a un perro no causa autismo

Compartir

Desde el New York Times al Washington Post o la revista Time: se suceden las noticias en prensa para atajar el bulo que asocia vacunas y autismo, ahora también en el mundo de los perros. Sí, resulta que tanto en EEUU como en el Reino Unido (y previsiblemente en España) hay quien está evitando vacunar a sus canes no porque crean que se vacuna en exceso sino porque temen que cualquier vacuna en vez de proteger puede causar autismo y toda una serie de graves dolencias.

Se ha extendido como un virus el temor de que las vacunas infantiles puedan causar autismo. Es lo que se conoce como el movimiento "anti-vaxxer".

¿De dónde proviene esta teoría? Pues de un estudio que se publicó en 1998 en el que, presuntamente, se probaba que existía un vínculo entre la vacunación contra el sarampión, las paperas y la rubeola y el autismo.

Ese estudio ha sido completamente desacreditado incontables veces desde entonces (al menos 17 estudios alternativos llevados a cabo en 7 países diferentes han dejado claro que las vacunas no tienen relación con el autismo) pero la teoría persiste, alentada muchas veces porque ciertas celebridades le han dado pábulo.

Y dede hace aproximadamente un año, desde 2017, ha dado el salto a los perros.

El creciente miedo a los efectos secundarios de las vacunas en los canes ha llevado a la Asociación de Veterinarios Británicos a emitir una sorprendente y contundente declaración: no hay evidencia científica que demuestre que los perros puedan desarrollar autismo. Y menos aún hay evidencia de que una vacuna pueda causarlo. "Los efectos secundarios potenciales de las vacunas son raros", añadían, "y se ven compensados ​​por los beneficios en la protección contra las enfermedades."

Se han visto obligados a intervenir al comprobar el eco de este otro mensaje, compartido en twitter por un conocido programa de TV.Lo cierto es que la teoría de que los perros pueden desarrollar autismo o cáncer debido a las vacunas no es nueva. Hay voces cualificadas que consideran que se vacuna en exceso y que se deberían revisar los protocolos y normativas sobre vacunación canina, pero eso es radicalmente distinto a creer que cualquier vacuna es peligrosa o que las vacunas causan autismo.

En EEUU incluso hay guías útiles para ayudar a crear protocolos individuales de vacunación.

Y lo que está claro es que hay riesgos reales al no vacunar a un perro. Además de que por ley es obligatorio, como explica Stanley Coren en un interesante artículo sobre esta teoría, la Organización Mundial de la Salud recomienda sacrificar a cualquier perro no vacunado de la rabia que haya mordido a una persona o a otro perro.


Te puede interesar

La Asociación de Veterinarios Británicos alerta sobre los problemas de los perros braquicéfalos

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar