• Compartir

Una mujer -que dijo tener una alergía potencialmente mortal a los perros- es expulsada a la fuerza de un avión donde iban dos canes

Este video lo grabó un pasajero que iba en un vuelo de Southwest Airlines de Baltimore a Los Ángeles. Las imágenes no son nada agradables de ver, por la violencia que emplean los policías y por el estrés del momento. El vídeo ya se ha hecho viral y ha aparecido en las webs de las principales cadenas de noticias: una mujer dijo tener una alergia a los perros que era potencialmente mortal y pidió que bajaran del avión a los dos canes que viajaban en el vuelo, un perro de apoyo emocional y otro can. Cuando le hicieron ver que eso no era posible y que -al no tener un certificado médico- era ella la que tendría que bajar del avión, la mujer se negó y a partir de ese momento la situación se complicó exponencialmente.


Parece que le ofrecieron un vuelo al día siguiente -el que había tomado era el último de la noche- pero ella, una profesora universitaria, insistió que necesitaba viajar en ese vuelo porque su padre iba a ser operado.

El problema era que tras haber dicho que tenía una alergia potencialmente mortal, la política de Southwest Airlines es clara: ellos siempre sentarán a la persona alérgica lo más lejos posible de los perros pero si el pasajero no tiene un certificado médico que indique que puede tomar un avión donde hay perros, es decir, si no puede demostrar que no va a tener una reacción alérgica grave durante el vuelo, ese pasajero no puede viajar. 

La mujer indicó que le podían poner una injección para paliar los síntomas de su alergia y le comunicaron que sería posible, pero una vez que bajara del avión.

Al final tuvo que intervenir la policía y no precisamente de buenos modos.

La pasajera, Anila Daulatzai (actualmente profesora en el Maryland Institute College of Art), se enfrenta ahora a diversos cargos puesto que ha sido acusada por la policía de resistir arresto, alteración del orden público...

Un incidente desproporcionado, una pesadilla para todos los involucrados, en el que es fácil culpar a unos y a otros -aunque la fuerza que utilizan los policías parece a todas luces excesiva. A muchos les ha extrañado que la mujer primero diga que sufre una alergia potencialmente mortal y que luego insista en quedarse en el avión pero dado que no conocemos su versión de los hechos cualquier juicio será siempre parcial e injusto.

En cualquier caso, las normas del Departamento de Transporte de EEUU dejan claro que es el pasajero (alérgico) el responsable de llevar consigo la medicación que pueda necesitar, junto con los certificados médicos pertinentes.

Los perros de asistencia o alerta médica, así como los animales de apoyo emocional, tienen libertad para acompañar a sus dueños en cualquier vuelo por lo que es imposible garantizar que no habrá perros en un avión. Y, de hecho, las líneas aéreas no están obligadas a informar previamente a los pasajeros de si hay o no perros en un vuelo en concreto.

Pero esta escena es realmente brutal.

 

Te puede interesar

Consejos prácticos para convivir con un perro si tienes alergia

Viajar con un perro en avión: repaso a normas y requisitos

Viajar con perros y todo tipo de bichos en avión: ¡qué pena que sea broma!

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar