• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

También los científicos critican el sacrificio de Excalibur, el can al que nadie olvida

También los científicos critican el sacrificio de Excalibur, el can al que nadie olvida

No escucharon a nadie. No se ha escuchado ni a la oleada de voces que en todo el mundo hicieron piña para tratar de salvar a Excalibur. Ni siquiera escucharon a los científicos que pedían que se buscara otra alternativa. Excalibur se ha convertido, a su pesar, en símbolo de una crisis tremendamente mal gestionada. Como la foto que ilustra este post, que ha publicado en twitter David Martínez: "Un perro que es un país. Siempre el mismo." Aunque no hayan escuchado, Excalibur no será olvidado y no, su muerte no será en vano.

Mientras llegan noticias preocupantes sobre la salud de Teresa, la auxiliar de enfermería contagiada por el Ébola, sigue habiendo multitud de voces críticas ante el sacrificio de Excalibur, su perro. Y no sólo desde el punto de vista humano y sensible, también desde una perspectiva médica y científica.

El perro podría haber contribuido a despejar incógnitas y a tener más datos sobre este mortífero virus. Una razón de peso para seguir hablando de Excalibur pese a que muchos también critican el excesivo peso que se ha dado a su historia en todos los medios. Hemos perdido el norte, dicen, por preocuparnos por el perro en vez de por sus dueños, en vez de por los miles que mueren de Ébola en todo el mundo.

Por supuesto que las personas son lo primero pero, ¿quiere eso decir que tenemos que aceptar que maten a un perro sin razón? A un perro que, como dicen diversos expertos, podría haber ayudado a salvar vidas humanas?

Esta es la sentencia de la Consejería de Sanidad en la Comunidad de Madrid.

Y esta es la sentencia del mayor experto sobre el Ébola, Éric Leroy, el que ya había insistido en que el protocolo más recomendable era aislar al can y poder estudiar su evolución puesto que tanto si estaba infectado como si no lo estaba, sería útil para saber más sobre las epidemias de Ébola y el perro saldría adelante sin problemas.

"Igual que con un humano, hubiera bastado aislarle para poder hacer un seguimiento médico completo. Desde el punto de vista científico y médico, es de lamentar que se haya sacrificado al perro".

Sí, han desaprovechado, continúa este investigador, una ocasión única para analizar y estudiar el virus del Ébola.

No es la única voz crítica dentro de la comunidad de investigadores y científicos:

Por otro lado, Antoni Trilla, responsable de Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona, también ha sido tajante en su crítica, en una entrevista en La Vanguardia: en su opinión se ha actuado "sin base científica y sin hacer caso de las voces que pedían ponerlo en cuarentena". También él opina que Excalibur "hubiera aportado mucha información sobre el virus y su comportamiento".

"No hay evidencia científica que los animales domésticos tengan un rol activo en la transmisión de esta enfermedad a los humanos", explica Bernard Vallat, Director General de la Organización Mundial para la Salud Animal.

Tal y como explican en este interesante artículo de Consumer, el posible riesgo de que un perro infectado con el Ébola contagie a una persona existe, pero sólo durante los primeros momentos del contagio: el sistema inmunológico del perro es capaz de deshacerse del virus por completo y por tanto incluso en el hipotético caso de que Teresa hubiera contagiado a Excalibur, el perro -de haber sido puesto en cuarentena- pronto hubiera dejado de estar infectado y no hubiera presentado ningún peligro a ningún humano.

Los investigadores no eran unánimes, es cierto, pero las voces que pedían que se investigara al can en vez de matarle eran mayoritarias. Y su conclusión es la misma, una oportunidad perdida, una oportunidad importante.

Incluso Jota Echevarría, un médico que está en Sierra Leona luchando contra el Ébola sobre el terreno ha comentado en una carta publicada en el Huffington Post que allí ese no es el procedimiento habitual:

"(...)lo único que puedo decir es que aquí en Sierra Leona no se sacrifica a los animales de las personas infectadas. Quizás son razones culturales o de economía doméstica. He comentado el tema con compañeros de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y me dicen que no hay reglas ni protocolos que obliguen a ello, a no ser que se demuestre que el animal está infectado, pero quizás en España la normativa de Salud Pública obliga a ello."

#DEPExcalibur.

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar