• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Residencia Barcelona, la residencia de ancianos amante de los perros (y los gatos, y las tortugas, y los pájaros...)

Residencia Barcelona, la residencia de ancianos amante de los perros (y los gatos, y las tortugas, y los pájaros...)

En el pasado hemos compartido historias sobre residencias en otros países donde son bienvenidos los perros y hoy os hablamos de un lugar muy especial en Barcelona, una residencia que es perruna ¡desde 1993! Hemos hablado con Silvia, la directora del centro, para que nos contara algo más sobre su historia, para saber cómo y porqué se han convertido en la residencia más pet friendly de España.


Residencia Barcelona se inauguró el 1 de noviembre de 1993. Somos una residencia privada, pero podemos tramitar PEVS (prestaciones económicas vinculadas al servicio).

¡¡¡Desde el primer día todas las mascotas son bienvenidas al centro, tanto en modo ‘visita’ como en modo ‘alojamiento’!!!

Residencia Barcelona tiene 130 plazas, es grande pero muy muy familiar. Las dueñas de la residencia son 2 hermanas: Inés y Feli Manero. Y tanto una como otra son grandes amantes de los animales, en especial de los perros.

Actualmente Inés tiene 3: una bóxer, un podenco rescatado y una galga de SOS galgos. Feli actualmente tiene 2, las dos rescatadas (una de protectora y otra que se encontraron abandonada en la montaña, que previamente intentamos que viviera aquí con nosotros).

La decisión de admitir mascotas se tomó de la manera más natural posible, pensando en que los residentes que viven con sus mascotas no tengan que separarse de ellas por el hecho de venir a vivir a una residencia.

Inés, que trabaja en la residencia, siempre ha venido acompañada de sus perros. Y su marido, Juan, es veterinario, por lo que tenemos el veterinario en casa :-)

Residencia Barcelona es un centro de régimen abierto, esto significa que tanto residentes como familiares pueden entrar y salir libremente, por lo que no solemos tener personas con deterioro cognitivo severo. Una gran mayoría de residentes son autónomos o necesitan tan solo supervisión. También tenemos plazas para residentes asistidos, porque por ley de vida todos vamos aumentando la dependencia. Para nosotros es muy importante la seguridad, pero la LIBERTAD lo es aún más.

Lamentablemente las personas que quieren vivir en una residencia de ancianos con su mascota no tienen mucho donde escoger. Por lo que sí que es cierto que en ese sentido, somos unos privilegiados, todos vienen a parar aquí :-)

Cuando desde AADA nos dijeron que éramos 1 de las únicas 3 residencias de España que admitimos mascotas nos dimos cuenta de que éramos especiales y aumentamos la publicidad en este sentido. Nos anunciamos en la radio (cadena SER) desde hace años con una cuña muy bonita que dice así: (es una conversación entre hija y madre). ‘Pero cómo que te vas a una residencia mamá?, si siempre habías dicho que ni hablar! … Residencia Barcelona, donde está Nuria, es diferente. Es acogedora, luminosa, puedes entrar y salir cuando quieras, te ayudan en todo lo que necesitas, y los precios están muy bien!!!. Y qué piensas hacer con la gata??? Kitty??? Se viene conmigo!!!!’.

Esta dulce cuña nos ha traído mucha popularidad entre los mascoteros y ha sido una muy buena manera de darnos a conocer, muuuuuuuuuucha gente se sorprende y nos llama, nos pregunta, viene a conocernos, ¡¡y algunos se quedan!!

Se ponen en contacto con nosotras profesionales de otras comunidades autónomas para interesarse y han venido muchos estudiantes a recoger información para realizar trabajos, entre ellos desde Zaragoza y Sevilla!. También nos han entrevistado en la radio y nos han hecho reportajes para revistas.

En este momento solamente tenemos una señora con un pajarito. Probablemente entrará en los próximos días una señora con un gatito. Estamos deseando tener peluditos por aquí de nuevo porque hay épocas en las que no tenemos ninguno.

Por aquí han pasado: perros, gatos, pájaros, y hasta hace poco hemos tenido peces y tortugas en un estanque.

Una residente es la que se hacía cargo de dar de comer a los peces e ir vigilando el estado del agua.  Lo hemos tenido que quitar por un problema de humedades. Una anécdota divertida es que, hace ya años, una viejita tenía un loro y un día su nieto se lo trajo para que lo viera. El loro no se debía acordar de ella, que le pegó un picotazo en el dedo que tuvimos que llevarla a la pobre mujer a urgencias a ponerse puntos. ¡No se lo trajeron más!

 

 

 ¿Hay que cumplir algún requisito (perrunamente hablando) para poder ingresar en vuestra residencia con un can?

Los requisitos que pedimos para poder acogerlos es que el residente viva en una habitación individual, aconsejable con terraza.

Tienen que tener las vacunas al día y el chip. Inspección (tanto de Benestar Social como de Sanidad) no nos han puesto nunca ningún impedimento.

Solamente tienen prohibido el acceso a la cocina, pero tampoco dejamos que entren en el comedor. Las inspectoras suelen entrar en la habitación donde hay animales para comprobar la higiene. También nos piden la documentación. Los residentes tienen que hacerse cargo del animal, de sus cuidados en general:  alimentación, higiene, salidas … Por lo que una persona con alta dependencia no podrá traerlo a no ser que asigne a un cuidador externo todas estas tareas.

Delante mismo de la residencia tenemos un pipican; el barrio de Horta donde estamos tiene mucha zona verde (en realidad no están permitidos los perros, pero normalmente la guardia urbana es bastante permisiva). No se cobra ningún suplemento por mascota. Si la persona mayor está indispuesta, la familia se hace cargo del animal, y si no es posible ya miramos entre el personal de cuidarlo en todo lo que está en nuestras manos, nos organizamos (peleamos a veces) para atenderlo y sacarlo a pasear, siempre y cuando la cosa no se alargue muuuucho. Incluso hasta otros residentes (más jóvenes y autónomos) se han ofrecido y han sacado a los perros a pasear. Les ayudamos a administrar las dosis de comida en caso de que no se aclaren con las raciones.

Los perros se suelen adaptar muy bien, ya que ellos están bien donde estén sus amitos. Normalmente estos perros suelen ser ya mayores también y no necesitan mucha actividad.  

Para la adaptación de los gatos, que son más territoriales, aconsejamos que se pongan un enchufe de ‘feromonas’.  Una vez tuvimos uno, ‘Kiko’, que era un poco escapista y el personal de mantenimiento tuvo que proteger mejor el balcón, aun así se cayó del segundo piso… no se hizo nada… pero le quedó una vida menos…

Ellos sacan a los perros a pasear por la calle o por el jardín de la residencia. Tenemos muchas terrazas y jardines. Dan mucha alegría a todo aquel que ha tenido perros o que le encantan los animales. Muy pocas veces nos hemos encontrado con alguien que haga mala cara por ver un perro por aquí, al contrario, siempre unen y dan alegría.

La única vez que hemos tenido que decir NO a un perro fue en una ocasión que una residente trajo 2; uno de ellos acababa de rescatarlo y no paraba de ladrar. Finalmente se lo quedó una amiga y aquí se pudo quedar con el otro.

Nunca hemos tenido ningún problema más en este sentido. Alguna caca sin recoger en el jardín….. Si alguna profesional que tiene que entrar a la habitación no le gustan los animales o tiene alergia al pelo le hacemos un cambio. Cuando hacemos las entrevistas de trabajo siempre preguntamos si les gustan los animales, y no sé si está bien decirlo, pero nos ayuda a tomar una decisión para escoger al candidato :-).

 

¿Qué beneficios observáis vosotros en las personas mayores que tienen a su lado a su perro o a su gato?

 

Los beneficios de que vengan las personas mayores con sus mascotas son innumerables: favorecen la sociabilización y  la adaptación, les ayudan a relacionarse, les obligan a seguir con sus responsabilidades y sintiéndose útiles, les hacen compañía, y evitamos el trauma que supondría la separación para los dos, entre otros muchos beneficios.

Muchos de los residentes que ingresan en la residencia lo hacen porque han sufrido una pérdida: su marido, una hija, la salud, la autonomía…. Por lo menos que pueda seguir con su perro. Los que los tenemos no podemos entenderlo de otra manera.

 

 ¿Alguien se ha animado a adoptar a un perro o a un gato después de haber ingresado ya en la residencia? ¿Si un residente con perro falleciera, os plantearíais adoptar vosotros al can?

 

Ningún residente ha adoptado un peludo después de su ingreso. Nosotros como residencia sí que lo hemos intentado en dos ocasiones, pero ninguna de las dos ha funcionado. Finalmente recibimos la visita de un etólogo que nos dijo que un perro necesitaba 1 dueño (no 100…), nos convenció de que no era buena idea, así que al final  hemos desistido. Por lo que, contestando a tu pregunta, la residencia no adoptaría al peludo de un residente fallecido, ¡aunque sí le buscaría el dueño adecuado seguro! Y mientras tanto claro que viviría aquí.

 

¿Organizáis actividades específicas para los residentes con perro?

No hacemos ninguna actividad con los peludos. La cotidianidad, el día a día, la convivencia, los paseos, las caricias,… son nuestras actividades con los perros. Poder seguir viviendo con ellos como en casa, esa es la mejor terapia.

¡Ah! Si las trabajadoras tenemos a nuestros peludos que no se sienten muy bien, podemos traerlos al trabajo… para vigilarlos y que no se tengan que quedar solos… Se quedan aquí en mi despacho, o en el despacho de la trabajadora si tiene… Es lo que llamamos ‘salario emocional’.

Nuka viene algunos días al trabajo conmigo, se pasea por las salas saludando a todo el mundo, se va al jardín a buscar piñas, se queda dormidita al lado de mi mesa en el despacho… Es todo un  placer no solo vivir sino trabajar aquí.

Seguro que tanto las familias como los propios residentes agradecen mucho vuestra política perruna, ¿qué os suelen decir al respecto?

Todo el mundo nos felicita por la iniciativa de admisión de mascotas. Los que tenemos perro sabemos lo que significa que puedan ir con nosotros a todos lados. 

Todos los perros y gatos que han pasado por aquí han sido únicos y especiales. Como lo son todos para sus dueños.

 

Viendo que realmente hay muchos beneficios asociados para los mayores, ¿por qué pensáis que es tan poco frecuente encontrar residencias pet friendly en España?

 

Algunas trabajadoras sociales de otras residencias y de otras comunidades autónomas se han puesto en contacto conmigo para preguntarme cómo lo hacemos. Creo que alguna más se está planteando esta opción.

En nuestra residencia tenemos bastante gente autónoma, esto facilita que los residentes puedan seguir atendiendo a sus mascotas. En otros centros, donde predominan personas con alta dependencia es normal que no entre en sus planes que vivan con ellos. Lo que sí espero y deseo es que poco a poco el resto de centros residenciales y hospitalarios dejen entrar al menos como visitantes a sus mascotas.

Cuando nosotras seamos viejitas deberán existir más residencias como nosotros, ¡¡sino aquí no cabremos!!!

+ info sobre Residencia Barcelona y los animales En su blog también podréis encontrar historias de los canes que han dejado huella en la Residencia, como Toy.

 

 

Te puede interesar

Una residencia de ancianos adopta oficialmente al can de un hombre tras su muerte

Una reunión agridulce: tras ingresar en una residencia de ancianos, un hombre se reencuentra con su perro

Los perros viejitos rescatados que reciben y reparten cariño visitando residencias de ancianos

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar