• Compartir

La Brigada Anti-Cacas ataca de nuevo, ¿cómo podemos ayudar a mantener limpia la ciudad?

No sé si son un grupo organizado, no sé si van por toda España pero en el centro de Madrid me he topado ya varias veces con las banderolas y los ácidos mensajes de lo que he etiquetado como La Brigada Anti-Cacas. Un trabajo sutil, el suyo, silencioso y con toques de humor. Una labor necesaria que debería ser innecesaria. Soy fan de la Brigada Anti-Cacas y me gustaría apoyarles desde SrPerro...

MPI, Mierda de Perro Insolidaria. Ese ha sido el último mensaje que he visto, ayer mismo en el Barrio de las Letras. No es de los barrios más sucios de Madrid, pero tampoco de los más limpios y sí, es fácil toparse con más de una caca de perro al pasear (junto con, también hay que decirlo, muchas otras porquerías generadas por humanoides diversos si el paseo es un sábado por la mañana).

El mensaje de la Brigada Anti-Cacas es acertado, claro, que el culpable no es el perro sino el humano guarro que ha decidido que lo más cómodo es dejar el regalito en la calle para que lo pise alguien y lo recoja otro alguien.

Otro de sus mensajes recientes iba dirigido directamente a ese humano... Cuando a tu perro veas cagar. Piensa que alguien lo puede pisar. ¡Recógelo!

¿Sirve, realmente, de algo? Creo que sí, al menos a alguno le hará reflexionar... ¿Qué otros mensajes deberían poner? ¿Alguna sugerencia?

Esa es la pregunta que me hago y os traslado: ¿Cómo se podría conseguir llamar la atención de los que los que optan por no ser responsables? ¿Qué se puede hacer para ayudar a mantener limpia la ciudad?

¿Multas? En teoría, ya se prevé en las ordenanzas municipales sobre tenencia de animales y, evidente, lo difícil es pillar a alguien in fraganti.

¿Campañas para avergonzar, concienciar, educar? Sí, sin duda. En vez de tanto perseguir a dueños de perro en los parques seguro que los fondos 'caninos' de cualquier ayuntamiento estarían mejor dedicados si los emplearan en iniciativas originales para llegar a más gente.

Es problema de todos, los que no recogen las cacas en la ciudad tampoco lo harán en las playas y demás espacios públicos.

Ellos nos dan mala fama al resto. Y algo que he comprobado en mis viajes de rastreo por diversos barrios y ciudades: cuanto más sucia esté una zona, cuantas más cacas de perro haya en el suelo sin recoger, más reacios serán todos los comerciantes y los dueños de bares a dejar entrar canes en sus locales. Es lógico, temen que los perros hagan lo mismo en el interior.

En algún ayuntamiento (del Reino Unido) han optado por utilizar imágenes un tanto asquerosas para captar la atención.

En París, a lo mejor alguien lo recuerda, existió otra iniciativa peculiar, las moto-cacas (caninettes / moto-crottes). Eran motos adaptadas que recorrían la ciudad limpiando cacas... Sí, esa era su única labor.

El Ayuntamiento decidió retirarlas en 2004 y dedicar sus esfuerzos a educar a los dueños, colocando bolsas gratuitas, etc. y también imponiendo sanciones a los que no recojan.

La original, llamativa y posiblemente útil campaña de las cacas a domicilio en Brunete es de las que más ha dado que hablar en los últimos tiempos. Dejó claro que la vergüenza es uno de los aliados más sólidos en esta batalla. Y también que las mierdas de perro son un problema hasta en Nueva York, el asunto llegó al New York Times.

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar