• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Ettore, el perro que pide perdón con mimos y abrazos, triunfa en la red

Ettore, el perro que pide perdón con mimos y abrazos, triunfa en la red

Ettore es la nueva estrella viral de internet. El vídeo de este can, un mestizo de labrador de seis años que vive en la Toscana, poniendo ojitos y repartiendo mimos y abrazos a su dueño a modo de "disculpa" lo han visto más de 20 millones de veces en facebook, donde fue compartido originalmente. Y su familia ha sido entrevistada en la mayoría de los periódicos italianos.

Por lo visto el lindo Ettore tiene la costumbre de subirse al sofá y rascar entre los cojines. En realidad le flipa el sofá, sus humanos lo saben, sospechan que en cuanto ellos se van a dormir, Ettore abandona su propia cama y se sube al sofá.

El caso, en teoría no puede, bueno, lo que no le dejan es que rasque, claro. Cuando le pillan en acción, rebuscando o colocando los cojines como si fuera a encontrar el hueso más apetitoso del mundo, Anthony, su dueño, lo manda a su cama.

Es en ese momento cuando comienza el vídeo. Anthony con voz "seria" le pregunta si está pidiendo perdón... Y entonces pasa lo que pasa, que Ettore se pone 100% mimosón para evitar que su familia se enfade con él. A ver, ¿quién podría enfadarse con este can?


Parece que en su CV de trastadas pasadas hay tres sofás, tres pares de zapatos y cuatro pares de gafas. ¡No está mal, Ettore!  Aún así, me encantan las palabras de Federica, su humana, ella quiere que Ettore sea un ejemplo de cómo funciona la educación en positivo. Si haces el bien, recibes el bien (en versión abrazo canino)

En este caso a Ettore le han pillado in fraganti pero muchísimas veces no es así, alguien llega a casa y se encuentra un zapato roto o cualquier otro destrozo... Ante la avalancha de (muchas veces hilarantes) vídeos de perros "culpables" conviene recordar que es un mito. Sí, un mito.

Los perros son verdaderos maestros en leer a los humanos y nos hablan a través de las señales de calma

Los canes detestan los conflictos tanto con sus congéneres como con los humanos. Por eso tienen diversos métodos para apaciguar enfados y calmar a los agresivos: al menos 30 gestos o rituales con los que tratan de comunicarse, (no siempre con éxito).

El tener aire de culpabilidad -tal y como lo traduce un humano al ver ciertas expresiones de su can- no significa que el perro sepa que romper ese zapato está mal. Sólo sabe que su humano está enfadado por algo.

Ellos nos leen a nosotros y por eso, salvo que hayas pillado a tu can in fraganti, como es el caso de Ettore, ahórrate la bronca: tu perro hará señales de calma para que no te enfades pero lo más seguro es que no sepa porqué le estás regañando. 

Ante el tono airado de su familia -incluso si no sabe qué han hecho mal- un perro pondrá esa "cara de culpable" que tan bien conocemos todos.

Gran número de estudios han demostrado ya que el perro lo que hace es, efecticamente, reaccionar ante el tono o el lenguaje corporal de su dueño. Comunicar con señales de calma -apartando la mirada, bajando los ojos, lamiendose el hocico, que quiere que se acabe ese conflicto cuanto antes. El perro pone cara de culpable, o así lo interpretamos nosotros erróneamente, pero no se siente culpable.

Hay quien insiste que su perro muestra ese comportamiento, esa cara de culpabilidad, incluso antes de que el humano sea consciente de que ha habido una trastada perruna... pero los estudios, de nuevo, muestran que hay algo más complejo en al aire. Entre otras cuestiones parece que los perros que aprenden a poner cara de culpables son castigados mucho menos que los otros.

 


Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar