• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Encuentra, por casualidad, al can de su infancia, a la perra que sus padres regalaron 11 años atrás

Encuentra, por casualidad, al can de su infancia, a la perra que sus padres regalaron 11 años atrás

Esta es una de esas historias reales que supera a cualquier ficción, un encuentro casi milagroso entre una joven y una perra a la que no pensó que volvería a ver jamás. Érase una una familia que adoptó a una cachorrota llamaba Cami, juguetona y simpática, era la mejor amiga de sus pequeñas humanas, de Kate y de sus hermanas.


Cami fue su compañera de juegos durante cinco años. Pero entonces los padres de Kate se divorciaron y decidieron regalar a la perra para que tuviera un hogar estable, para que no estuviera yendo y viniendo entre una casa y otra todo el rato.

Fue el día más triste de su vida para Kate y sus hermanas. Y aunque han pasado ya 11 años, Kate nunca olvidó a Cami.

Y este verano, por pura casualidad, se ha reencontrado con esta perra que tanto significó para ella, el can que marcó su infancia: lo ha contado en dogspotting y la historia, como no podía ser de otra manera, se ha hecho viral.

Por lo visto Kate había ido a tomar café y volvía andando hacia su casa cuando de pronto se fijó en dos perros que paseaban del otro lado de la calle. Una se parecía mucho, pero mucho a Cami. No podía creerlo, la perra tendría ahora unos 15 años...

Lo dudó unos minutos pero finalmente se decidió y cruzó la calle. Según le ha contado a Today, "en mi interior sentía los mismos nervios felices que cuando volvía a casa del colegio y la veía. Ha pasado mucho tiempo desde que sentí eso, ningún otro perro me daría esa sensación de volver a ver a un miembro de mi familia".

Se acercó a la mujer que estaba con los canes, una paseadora. Ella le dijo que el perro más grande se llamaba Riley, y la otra se llamaba Cami. Kate se quedó helada... e insistió. Entonces fue cuando la paseadora le dijo: "Sí, una familia la regaló cuando los padres se divorciaron. Es un amor de perra, tiene 15 años".

Kate se sentó y llamó Cami: la perra se acercó a ella y le dio un lametazo. Kate no lloró, pero medio internet está llorando por ella al conocer esta historia y al saber que Kate acompañó a Cami hasta su casa y ahí ya se despidió de ella, posiblemente para siempre.

Cami tiene otra nueva familia, claro, con la que ha vivido estos 10 años. Pero Kate considera que haberla vuelto a ver es ya un enorme e inesperado regalo. Ella se ha quedado con lo bueno.

Te puede interesar

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar