• Compartir

El miedo y la confianza en los ojos de un perro: retratos del día a día del rescate animal

Emilio, El fotógrafo de perros, ha presentado recientemente una magnífica serie de retratos fruto de su colaboración con ERA (Equipo de Rescate Animal), unas imágenes que reflejan el miedo y la esperanza, el valor y el tesón y el cariño de los voluntarios y esas miradas perrunas tan intensas y plenas que debería ser imposible ignorar. Como dice Emilio, "la empatía es la base de todo, no podemos ver sufrir a todos estos animales que dependen de nosotros y mirar hacia otro lado." Y él, con estos retratos sin duda consigue captar nuestra atención, poner el foco sobre los animales abandonados y la enorme labor de los voluntarios que logran que tengan una nueva oportunidad. Aquí compartimos algunas de las imágenes que forman parte de RESCATADOS junto con las respuestas de Emilio a la entrevista que le hemos hecho.


¿Cómo nació el proyecto de Rescatados? ¿Colaborabas ya antes con ERA?

Conocí a ERA a través de las redes sociales, ellos organizaban una rifa benéfica para ayudar a varias protectoras con las que colaboran y les doné una de mis sesiones fotográficas para que la rifasen.

Ese fue el primer contacto, después y hablando con ellos me ofrecieron acompañarles una día a un rescate, ese fue el comienzo del proyecto RESCATADOS. Desde ese primer rescate me di cuenta que el trabajo que realizaban merecía ser mostrado a la gente.

 

¿Cuánto tiempo te llevó?

Les he estado acompañando, aproximadamente, durante un año. No he estado en todos los rescates que han hecho en este tiempo que son muchísimos, pero cada vez que había alguno me llamaban y si podía les acompañaba.

Después del trabajo de campo realizando las fotografías llegó el momento de hacer la selección de las imágenes: primero hice una selección de 100 fotografías que finalmente se quedaron en las 34 que han formado parte de la exposición.

Y por último, tocaba encontrar un sitio interesante donde nos permitieran montar la exposición y llegar a la gente, escribí a algunas salas de exposiciones, algunas se interesaron pero creí que la repercusión no sería la que me gustaría, también contacte con alguna revista canina que pudiera estar interesada y la verdad que no mostraron el interés que yo creía que merecía el tema.

Finalmente contacté con 100x100 Mascota y desde el primer momento les encantó la idea y me dieron todo su apoyo patrocinando la exposición al 100%. Gracias a ellos esto ha sido posible . 

¿Qué imagen se te ha quedado grabada de todas las que has captado para este proyecto? ¿Alguna historia concreta de las muchas que habrás vivido te ha tocado en particular?

Es difícil quedarme con una en concreto, cada animal y cada rescate tiene un historia complicada pero a la vez, la mayoría, con un final feliz.

Te podría decir que en la Cañada Real los rescatistas viven situaciones muy complicadas y que día a día cuando hay un animal en peligro vuelven allí con determinación y dejando el miedo a un lado. No todo el mundo tiene el valor para entrar en esos lugares.

 

Pero si me tengo que quedar con una fotografía te diría que me quedo con alguna de esas imágenes que se producen cuando el perro ya ha sido rescatado, y que aunque él aún está con el miedo en el cuerpo se crea una energía entre ellos y los rescatadores que me han permitido capturar momentos mágicos y llenos de amor entre un animal que ha sufrido tanto y una persona que está dispuesta a darle todo con tal de ayudarle.

Por ejemplo, la de Susana dando un beso a Nube. 

¿Cómo ha sido la reacción ante tus fotos en 100x100 mascota?

Para mí ha sido muy gratificante. La gente que se detenía a ver la exposición se emocionaba, que era de lo que esto trataba. A mí también se me saltó alguna lágrima al ver gente que cuando le preguntaba si le estaba gustando no me podían ni contestar, o cuando me hablaban de los perros que compartían la vida con ellos o que la habían compartido en el pasado y que también habían sufrido situaciones parecidas.

 

Yo las fotografías ya las había visto y las había vivido, pero cuando una persona me habla de sus sentimientos y veo dolor e indignación por las cosas que pasan estos animales se me encoge el corazón.

La empatía es la base de todo, no podemos ver sufrir a todos estos animales que dependen de nosotros y mirar hacia otro lado. 

Por supuesto también es agradable que te feliciten y que muestren respeto por el trabajo realizado y eso también es algo que he recibido durante toda la feria. 

¿Qué te gustaría que sucediera con esta serie de fotos? ¿Dónde te gustaría poder exponerlas?

Me gustaría que tuviera la máxima repercusión posible y que el mensaje pudiera llegar a mucha gente. Ojalá pudiera volver a mostrarse al publico en algún otro lugar adecuado para su difusión e incluso que se publicase en medios de comunicación.

También creo que sería interesante que la pudieran ver generaciones más jóvenes -que son el futuro- para que entendieran que cuidar de todo lo que nos rodea es algo fundamental, que el camino que recorrerán en sus vidas marcará la vida de los que les acompañen, por lo que hay que aprender desde jóvenes a cuidar, amar y respetar.

A veces creo que vemos tanto dolor a diario en el mundo que nos insensibilizamos. Me gustaría que todos fuéramos más sensibles al dolor de los demás, al de los animales pero también al de las personas. 

¿Desde cuándo te dedicas profesionalmente a retratar canes?

Pues mi proyecto de “El fotógrafo de perros” nació hace dos años. En mayo de 2016 abrí mi estudio en Madrid. Antes me dedicaba a la fotografía de prensa y a raíz de varias situaciones fui descubriendo este camino que ahora mismo estoy recorriendo. Espero que poco a poco todo el esfuerzo e ilusión que le estoy poniendo de sus frutos.

¿Consideras que un buen fotógrafo canino debe, como tú, formarse también como educador?

Desde que arranqué este proyecto lo enfoqué como una especialización, soy fotógrafo pero no quiero que se me conozca como un fotógrafo que hace fotos de perros , me gustaría que me conocieran como un fotógrafo para perros. 

Creo que es algo fundamental. Si te vas a dedicar a trabajar con perros debes conocer a los protagonistas. ¿Como vas a pretender fotografiar perros sin conocer algo de comunicación canina o sin saber como se puede sentir un perro en determinadas situaciones? 

Creo que cualquier tipo de fotografía tiene sus cosas que la hacen particular y cuando hablamos de fotografiar perros aún lo es más. No creo que haya ningún buen fotógrafo que haga fotografías sin conocer que es lo que está fotografiando , creo que aunque estés fotografiando una piedra deberías saber algo de ella.

No creo en la fotografía “hecha de lejos”, sin implicarse, como en un buen reportaje debes meterte en la historia, el buen fotógrafo de bodas es el que conoce y se acerca a los novios, el que hace buenas fotos de bebés entiende la ternura de un recién nacido, y así con cualquier cosa de la que esperas sacar algo y poder plasmarlo a través de una foto. 

El mayor valor de mi trabajo reside en el trato amable y respetuoso con los perros. Mi gran arma es la paciencia e intentar ponerme en su lugar, en mi estudio no se obliga a que los perros posen, se hace de la manera adecuada para que una situación extraña para ellos (como una sesión de fotos) sea lo menos estresante posible.

Si un perro tiene problemas y no se siente cómodo no forzaré la situación. Mi trabajo tiene que reflejar las cosas positivas que nos aportan los perros, a veces veo fotografías en que la cara de un perro te está diciendo que no está cómodo y eso es algo que no quiero que pase en mis fotografías. 

Y por supuesto igual que me encanta fotografíar perros también me encanta conocer y fotografiar a todas esas personas que aman a sus perros tanto como yo. 

Las imágenes en las webs de las protectoras son cruciales para fomentar la adopción, ¿qué consejos darías tú a los voluntarios que se encargan de hacer esos retratos?

En mi estudio realizo cursos de fotografía canina y en alguna ocasión he invitado a algún voluntario de alguna protectora. Entre mis próximos planes está el dar algún seminario solo para voluntarios de protectoras. Si quieres que te de una clave, que para mí es primordial, para fotografiar a esos perros que se encuentran en situaciones delicadas como son los perros de las protectoras, diría otra vez que la clave es la empatía, que entiendan las situaciones de esos animales, que se impliquen y que conozcan las limitaciones y los puntos fuertes de ese animal, que no les fuercen, que pongan todo su amor en hacerlo lo mejor que sepan pero que eso no tenga un coste para el animal. Y nada, que se tomen un momento para pensar antes de hacer la foto, que sean originales, positivos y que disfruten. 

 

Te puede interesar

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar