• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Dos detenidos por la muerte y maltrato de varios perros en una residencia canina en Madrid

Dos detenidos por la muerte y maltrato de varios perros en una residencia canina en Madrid

Es el terrible caso del que ya hablamos hace una semana, el caso que saltó a los medios cuando, además de denunciar ante las autoridades, varias familias alertaron públicamente de lo que le había sucedido a sus perros en la presunta residencia de El Álamo (Madrid), una residencia fraudulenta establecida en instalaciones municipales: por cierto que su web sigue ofreciendo todo tipo de servicios para perros.

Ahora la Guardia Civil ha detenido a dos personas e investiga a una tercera como autores de la muerte y maltrato de varios perros. También se les imputa un delito de estafa.

Esta es la nota de prensa de la Guardia Civil al respecto:

"La investigación surgió a mediados del mes de agosto cuando en el cuartel de la Guardia Civil de Navalcarnero se interpuso una denuncia relativa a la desaparición de un perro y a la muerte de otros dos en extrañas condiciones en una supuesta residencia canina.

En la inspección llevada a cabo por el SEPRONA, los agentes constataron el estado de semiabandono en el que se encontraban los animales, careciendo de agua y alimento pese a la ola de calor.

También se localizaron dos perros muertos y cinco en estado grave de deshidratación. Los perros recuperados  han sido trasladados  a un centro de la Comunidad de Madrid para ser atendidos y sometidos a diferentes tratamientos y ser  devueltos a sus propietarios.

La Guardia Civil ha detectado que el centro de protección animal de la localidad estaba siendo utilizado de forma ilegal para su uso como residencia canina, careciendo de autorización alguna ni de control municipal.

El avance de la investigación ha permitido conocer que la persona que gestionaba la residencia de El Álamo siempre operaba de la misma manera: ofrecía el alojamiento canino vía internet y se trasladaba hasta los domicilios de los animales para recogerlos, evitando así que los dueños pudieran conocer las circunstancias e instalaciones en las que dejaban a sus perros.

Los investigadores han comprobado además como el mismo exigía los pagos de los clientes vía bizum, abonando tarifas diarias por el cuidado de sus animales que oscilaban entre los siete y 15 euros.

Durante los pasados años 2018 y 2019 agentes del SEPRONA en diferentes inspecciones detectaron y tramitaron al Ayuntamiento del municipio infracciones administrativas relacionadas con el mal estado de las instalaciones, carencia de documentación e irregularidades en el control de los animales."

En esta nota de prensa se confirma, de alguna manera, lo que también había denunciado Justicia Animal: dado que el SEPRONA había advertido al Ayuntamiento de El Álamo sobre el mal estado de estas instalaciones y las irregularidades en años anteriores es difícil de creer que no tuvieran constancia de lo que estaba sucediendo en ese centro. 

De hecho, explican desde Revista Plaza, el tercer investigado en este caso es justamente el Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de El Alamo, el mismo que emitió un comunicado sobre el "desagradable incidente", advirtiendo que el propio consistorio ha abierto diligencias por lo sucedido.

Tal y como siguen denunciando desde Justicia Animal, "las instalaciones de ese lugar son del Centro de Protección Animal del Ayto de El Álamo y aún nadie ha explicado que hacía ahí este hombre cuando la adjudicación de la gestión de ese centro la tiene Escuela Canina Narub desde agosto del 2020"

En realidad han muerto cuatro perros, aunque la información del la Guardia Civil hable de dos (que fueron los que inicialmente se encontraron muertos cuando el SEPRONA entró en la presunta residencia.

El propio responsable de esa presunta residencia reconoció públicamente, en NIUS, lo que él definió como "negligencia":

"Allí no hay agua corriente y el camión que nos la suministra para llenar el depósito no venía. Les estuvimos bajando garrafas de agua pero no fue suficiente. Desgraciadamente tres animales acabaron muriendo de un golpe de calor". "Al principio pensamos que eran solo dos, pero otro que faltaba y que creíamos que se había escapado apareció también muerto en las instalaciones. Es cierto que con el calor que hizo tendríamos que haberles dedicado más atención".

Este es el relato de una de las familias afectadas, los dueños de Cleo, la Sharpei:

 

 

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar