TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Perros epilépticos: convulsiones, diagnóstico y tratamiento veterinario

Compartir

Los perros comparten muchas enfermedades con los humanos, y la epilepsia es una de ellas.

No siempre es evidente detectar si nuestro can sufre esta dolencia y por eso mismo, los veterinarios de Barkibu nos aclaran algunos puntos que crean confusión, para que sea más fácil reconocer cuándo nuestro can está teniendo una crisis y debemos acudir al veterinario.

Los perros comparten muchas enfermedades con los humanos, y la epilepsia es una de ellas.

No siempre es evidente detectar si nuestro can sufre esta dolencia y por eso mismo, los veterinarios de Barkibu nos aclaran algunos puntos que crean confusión, para que sea más fácil reconocer cuándo nuestro can está teniendo una crisis y debemos acudir al veterinario.

 

Lo primero que hay que saber es que:

• No todas las crisis epilépticas van necesariamente acompañadas de convulsiones.

• La epilepsia puede ser primaria, o secundaria a otra enfermedad.

• Hay otros problemas de salud que pueden causar convulsiones y no son epilepsia.


¿Qué son las crisis?

 


Las crisis, convulsiones, ictus, o ataques, son la manifestación externa (síntoma) de unas descargas neuronales anormales y exageradas, acompañadas de:

• Pérdida de la consciencia durante los episodios
• Contracciones musculares anormales
• Alteraciones psíquicas o sensoriales (el animal no responde, se queda embobado…)
• Otros signos como salivación, vómitos, micción (orina) o defecación

Si nuestro perro presenta un episodio similar, lo primero es asegurarse de que se trata de epilepsia y no de otro problema como:

• Síncope
• Aumento de la presión intracraneal
• Problemas en el oído interno (órgano vestibular)
• Narcolepsia
• Debilidad
• Dolor
• Temblores (tremor)
• Cambios en el comportamiento.

Para asegurarnos de si nuestro perro es epiléptico o no, os recomendamos que grabéis en vídeo la crisis. Aunque parezca una acción fría cuando el perro lo está pasando mal, puede ayudar muchísimo al veterinario a diferenciar una crisis de otro síntoma y orientar en el diagnóstico.

Lo más frecuente es que cuando lleguen al veterinario la crisis haya terminado y puede haber errores diagnósticos graves si se identifica como crisis algo que no lo es.

Observad con atención si el perro ha recuperado la conciencia después de la crisis y si ha orinado, defecado, etc.

Y, por supuesto, ante cualquier sospecha de crisis o episodio similiar, acudid al veterinario lo antes posible.

 

¿Hay distintos tipos de crisis epilépticas?

 

 


Las crisis pueden ser:

a) Aisladas: que llamaremos crisis epiléptica
b) Repetidas en menos de 24h: que llamaremos crisis en clúster o en racimo.
c) Continuas, que no cesan en más de 5 minutos: esto se denomina status epilepticus.
 

¿Qué fases tiene una crisis epiléptica?

 



1. Pródromos o periodo prodrómico: cambios en el comportamiento que preceden a un ataque. Pueden ser distintos según qué perro y es muy importante observarlos para poder predecir que va a ocurrir un ataque.

2. Aura: es la sensación que tiene el sujeto antes de que empiece un ataque. Las personas explican que sienten un sabor distinto en la boca u otras sensaciones raras. En perros es muy raro identificarlo porque no nos saben avisar de esta sensación ni describírnosla, pero pueden salivar o tener cara de angustia.

3. Convulsión: la crisis en sí, que suele durar minutos.

4. Periodo post-ictal: comportamiento anormal después de un ataque. El perro puede tener sed, estar fatigado, nervioso o incluso ciego temporalmente...

 

¿Qué es la epilepsia?

 

La epilepsia es una condición neurológica crónica en la que ocurren crisis recurrentes o repetidas. El hecho de que un animal presente una crisis o ataque no quiere decir que tenga epilepsia.

La epilepsia es un síntoma de enfermedad. Cuando hablamos de la epilepsia como enfermedad, debemos hablar de epilepsia idiopática, la enfermedad de causa desconocida (idiopática) que provoca epilepsia en la mayoría de animales y personas, y que probablemente tenga origen genético.

La epilepsia como síntoma en perros puede ser:

• Epilepsia primaria: que causa la epilepsia idiopática, la enfermedad que ya hemos mencionado.

• Epilepsia secundaria: que tiene una causa identificable, por ejemplo una meningitis o un tumor en el cerebro.

• Puede ocurrir una epilepsia o convulsión reactiva, que algunos veterinarios no clasifican como epilepsia porque no es crónica. Es decir, al resolver la causa desaparecen las crisis. Un ejemplo son las alteraciones en la glucosa.

 

Mi perro tiene epilepsia y no han encontrado ninguna causa, ¿qué ocurre ahora?

 


Si se han descartado las enfermedades que pueden tener epilepsia como síntoma, como por ejemplo el moquillo o la toxoplasmosis, se habrá diagnosticado al perro con epilepsia idiopática.

La mayoría de perros con esta enfermedad empiezan a presentar crisis entre el  primer año y los 5 años de edad. Además, los Collies y Labradores están predispuestos.

Son animales que en el período que transcurre entre las crisis, y pasada la fase de recuperación, son normales y parecen completamente sanos.

 

¿Tiene tratamiento la epilepsia en perros?

 



Los perros con epilepsia se tratarán con anticonvulsivantes. Es muy importante saber que un animal con tratamiento corre grave riesgo de convulsiones si un día no recibe su tratamiento. Se podría decir que tienen un síndrome de abstinencia.


Los perros con esta enfermedad necesitan estar muy controlados. Hay que valorar subir el tratamiento si aparecen crisis para reducirlas al mínimo posible, ya que las crisis epilépticas predisponen al cerebro a sufrir más crisis.

Se deben controlar muy bien los niveles sanguíneos de algunos medicamentos porque tienden a acumularse, así como controlar que no estén dañando el hígado.

Por lo general se entrena a los propietarios para que identifiquen las crisis y se les da medicación para administrar por vía rectal en caso de ataque.

Es muy recomendable encargar una chapa para el collar de tu perro en la que se indique que tiene epilepsia y la dosis de los medicamentos que toma. Si se pierde y no recibe su medicación puede ser muy grave.


Para resumir:

1. Ante un episodio, lo primero es identificar si es una crisis epiléptica.

2. Si las crisis se repiten, podemos decir que el perro presenta el síntoma epilepsia.

3. El veterinario descartará las enfermedades primarias que causan epilepsia haciendo pruebas.

4. Si tras terminar el protocolo de diagnóstico no se encuentra ninguna enfermedad, se diagnosticará epilepsia idiopática.

5. Los perros con epilepsia primaria o secundaria necesitan estar muy controlados. Si toman medicación no se debe saltar nunca una dosis.

 

Un consejo patrocinado por Barkibu

PD: Si tienes dudas sobre la salud de tu perro, puedes consultar a los expertos de Barkibu a través de la web.

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar