TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Los perros que son separados de sus humanos en el veterinario sufren mayor nivel de estrés

Compartir

Las medidas de seguridad impuestas debido a la pandemia se han traducido en que, en muchas clínicas veterinarias, nuestros perros son atendidos en la consulta mientras nosotros estamos fuera. Es, a veces, inevitable (por evitar contagios en consultas demasiado pequeñas) pero tiene consecuencias, según ha comprobado un nuevo estudio de la Universidad de Guelph en Ontario Veterinary College: este protocolo se traduce en un aumento de los niveles de estrés en los perros.

Esto es importante por varias razones: el estrés puede enmascarar otras dolencias y también puede hacer que sea más complicado examinar a un perro. Y es un problema que puede ir en aumento porque una vez que el can asocia la clínica con algo negativo, las siguientes visitas podrían ser igual de estresantes.

Una treintena de perros se sometieron a un examen estandarizado que constó de 6 fases (examen de la cabeza, palpación de los ganglios linfáticos, palpación del cuerpo, medición de la temperatura axilar, evaluación de la frecuencia cardíaca y evaluación de la frecuencia respiratoria) con o sin su dueño presente. 

Los comportamientos indicativos de miedo o estrés, como el encogerse, tratar de escapar, lamerse los labios, tener temblores, los bostezos y la vocalización, se evaluaron durante cada fase junto con las mediciones fisiológicas. Posteriormente, al analizar los datos, se tuvo en cuenta si el can era macho o hembra así como su edad.

El estudio, publicado en el Journal of the American Veterinary Medical Association, encontró que en todos los casos, los perros separados de sus dueños durante los exámenes mostraban más signos fisiológicos y de comportamiento de miedo y estrés que los perros a los que se les permitía tener a sus dueños en la habitación. Las hembras del grupo sin dueño también tenían una frecuencia cardíaca más alta y, por lo general, el estrés fue mayor en las partes más físicas del examen.

El estrés puede afectar el bienestar de los perros a corto plazo, puede hacer que no sean evaluados adecuadamente durante la cita y, lo que es peor, dado que los canes con miedo pueden reaccionar mal, incluso de manera agresiva, esto puede poner en riesgo al personal veterinario, según concluyen los investigadores.

Además, otro problema añadido puede ser que muchos propietarios eviten ir al veterinario en el futuro con tal de ahorrarle a su can el mal rato.

El estudi es uno de los primeros en evaluar la influencia de la ausencia del propietario en los signos de estrés en los perros durante los exámenes veterinarios.

La autora principal del estudio, Anastasia Stellato, ha explicado que el objetivo es encontrar formas de reducir el estrés de los perros para hacer que las visitas al veterinario sean más positivas y evitar que los perros asocien la clínica con el miedo.  

 

 

Entre las recomendaciones barajadas por los investigadores está realizar algunas consultas al aire libre, si fuera posible, o si la clínica veterinaria tiene alguna sala más grande, que esté bien ventilada, intentar realizar ahí las citas para que los dueños de los perros puedan estar en la misma habitación, aunque no estén cerca del todo de su can.

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar