TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

La sensibilidad digestiva en los perros

Compartir

Las sensibilidades en los perros son muy comunes, ya que 1 de cada 3 padece alguna, como por ejemplo la sensibilidad digestiva, de piel o una cierta tendencia al sobrepeso.

Es importante tener presente que una sensibilidad no es lo mismo que una enfermedad. Hablamos de sensibilidad cuando detectamos ciertos signos que nos dan pistas de que algo no va del todo bien aunque el estado general del animal sigue siendo bueno. Por eso es importante estar atentos, para identificar estos signos e intentar evitar esas respuestas de su organismo.

Consejo elaborado en colaboración con Royal Canin

La sensibilidad digestiva es, posiblemente, la más común y es algo que puede ocurrir en cualquier momento de la vida de un perro, también la puede desarrollar de adulto.

En concreto, esta sensibilidad es la tendencia a no tener digestiones óptimas y se manifiesta con heces blandas y gases. De ahí la importancia de prestar atención a las deposiciones de nuestros perros porque en sus cacas podemos tener, en cierta manera, una primera pista de cómo están de salud.

Si las heces de un perro no tienen una buena consistencia de manera regular, es decir que va alternando días de deposiciones más blandas con otras normales, si les sienta mal cualquier cosa que coma que no sea su propio alimento, todo indica que este can podría sufrir una sensibilidad digestiva.

Los perros grandes, entre ellos el Pastor Alemán, y algunas otras razas como el Bulldog Francés son más propensos a tener este tipo de problemas.

En el caso de un perro sensible a nivel digestivo, necesitará un alimento que le proporcione los nutrientes que necesita al mismo tiempo que favorece una digestión óptima, evitando así esas alteraciones intestinales.

Si ya estás dando un alimento específico para una sensibilidad digestiva a tu can y pasados dos meses los síntomas no han mejorado o incluso han podido empeorar,  entonces debes consultarlo con tu veterinario ya que es posible que no se trate de una sensibilidad sino de algún otro problema de salud.

Siempre es recomendable evitar que nuestro can pueda comer alimentos preparados para personas, sobre todo con salsas y condimentos. También, obviamente hay que intentar evitar que pueda comer algo de la basura o en la calle, todo ello podría causar, además de un aporte de calorías innecesarias, un desequilibrio en su alimentación o, en el segundo caso, una intoxicación.

La nutrición es muy útil a la hora de intentar evitar que se manifieste una sensibilidad concreta: si tiene la piel delicada, por ejemplo, habría que elegir un alimento específico para evitar los signos de irritación o el rascado causados por esa sensibilidad, para así tratar que no vuelva a manifestarse.

Hay otras causas como las alergias o las enfermedades que pueden hacer que el organismo de un perro desarrolle signos cutáneos como irritación y picor. Pero también en esos casos, incluso si hay una enfermedad diagnosticada, la dieta podría ser una parte esencial del tratamiento, siempre siguiendo los consejos de nuestro veterinario.

Y si hablamos una tendencia al sobrepeso, algo que puede estar causado por una vida excesivamente sedentaria o porque el can es comilón en demasía, los signos que nos harían detectarlo pasan por los más evidentes, como que su figura esté cambiando y que no notemos las costillas al acariciarle o que no se le marque la cintura.

Pero también hay otros más sutiles: que se muestre apático, ver que le cuesta subirse al sofá o que no quiere jugar como antes... Esos pueden ser signos de sobrepeso también.

Dependerá entonces de si es solo una tendencia o de si ya ha desarrollado sobrepeso: en el primer caso nuestro veterinario probablemente nos recomendará un alimento con pocas calorías y más saciante. En el segundo, si nuestro can presenta obesidad, tendría que seguir un programa de pérdida de peso dirigido por un veterinario que nos indicará una dieta específica para este fin.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar