TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

La leptospirosis en perros: cómo prevenir esta grave enfermedad zoonótica

Compartir
Whatsapp de SrPerro

Última actualización del articulo el día 17/09/2022

La leptospirosis es una enfermedad infecciosa y muy grave, potencialmente mortal, causada por bacterias que pueden producir infecciones de los riñones, el hígado, el cerebro, los pulmones o el corazón. Puede afectar a humanos y animales, incluidos a los perros; es una enfermedad zoonótica.

La leptospirosis, producida por las espiroquetas patógenas del género Leptospira, presenta mayor prevalencia en las zonas tropicales pero también se da en países de climas templados, como es España,explican en el Instituto de Salud Carlos III

La transmisión (a las personas) se produce principalmente por contacto directo o indirecto con la orina de animales infectados, por la manipulación de tejidos de animales o por la ingestión de agua o comida infectada.

Es una enfermedad rara, sí, pero según advierten los expertos va en aumento y no hay que bajar la guardia.

Durante muchos años la aparición en perros fue rara pero,tal y como destacan en el CDC, la enfermedad se ha diagnosticado con más frecuencia en los últimos años. 

En España se ha producido un incremento de la incidencia de la leptospirosis en los últimos años, alertan desde la OCV y recuerdan que la mortalidad en perros que la contraen es de cerca del 50%.

Por eso mismo compartimos las principales recomendaciones sobre esta enfermedad, para saber cómo proteger a nuestros canes (y a las personas dado que es una enfermedad zoonótica).

¿Cómo puede infectarse un perro de leptospirosis?

Las bacterias que causan la leptospirosis se propagan a través de la orina de los animales infectados, que pueden pasar al agua o al suelo y pueden sobrevivir allí durante semanas o meses.

Los seres humanos y los animales pueden infectarse a través del contacto con esta orina contaminada (u otros fluidos corporales, excepto la saliva), el agua o el suelo.

La bacteria puede ingresar al cuerpo a través de la piel o las membranas mucosas (ojos, nariz o boca), especialmente si hay alguna herida. Beber agua contaminada también puede causar infección.

El calor y la humedad favorecen la conservación y propagación de esta bacteria y por eso se propaga con más facilidad durante los meses de verano y principio del otoño, aclaran en Tiendanimal.

Por esto es tan importante evitar que nuestros perros beban de charcos o agua estancada. Y, si son de los que se bañan en ríos y lagos, hay que poner cuidado extra en que tengan las vacunas al día.

¿Cuáles son los síntomas de la leptospirosis?

Los signos clínicos de la leptospirosis varían y son inespecíficos. A veces no tienen ningún síntoma o pasan una semana con algo de fiebre y poco más. Estos son algunos de los síntomas que se han documentado:

Fiebre
Vómitos
Dolor abdominal
Diarrea
No querer comer
Debilidad severa.
Rigidez
Dolor muscular severo

Generalmente, los animales más jóvenes se ven más gravemente afectados que los animales mayores.

¿Cómo prevenir la leptospirosis?

Como decíamos, es importantísimo evitar que se bañen / beban en aguas estancadas o en charcos.  

La vacunación anual, a través de la vacuna pentavalente, es una de las medidas clave para proteger a los perros. 

Y, siempre, claro, la higiene: limpiar con frecuencia su comedero y bebedero.

Aunque no es una vacuna obligatoria, desde la Asociación Estadounidense de Hospitales de Animales recomiendan vacunar contra la leptospirosis a todos los perros dado el aumento en su prevalencia. 

Y desde la OCV, igualmente, recalcan la importancia de la vacunación:

Te puede interesar