TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

El momento del baño de tu perro: algunos consejos útiles

Compartir

Sería genial que a todos los perros el momento del baño les produjera este efecto, ¿verdad? La realidad es que algunos detestan el agua, otros odian resbalarse en una bañera, los hay que tienen miedo al secador, se escabullen si ven una toalla o un peine...

Aquí os damos algunos consejos para tratar que la hora del baño no sea un trauma.

Lo primero es que no es recomendable bañar a los perros con excesiva frecuencia. No hay una norma fija al respecto puesto que depende de factores como su raza, nivel de actividad, tipo de vida, edad... Si tienes cualquier duda, pregúntale a tu veterinario o, en caso de que a veces lleves a tu can a la peluquería canina, pregúntale a ellos.

- Antes de nada, asegúrate que tienes todo lo que necesitas a mano: champú especial para perro, cepillo, toallas, etc. Así no tendrás que dejar a tu can mojado y a medias para ir a buscar algo.

Recalcamos lo de champú especial para perro: ellos tienen un pH diferente al nuestro (en humanos es ligéramente ácido mientras que en los canes es alcalino) por lo que es importante siempre utilizar productos específicos o podrías irritar la piel de tu perro a largo plazo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Micaela-Colega & Tía (@_srperro) on

Además, también puedes encontrar un champú específico si tu can lo requiere por su tipo de pelo, para neutralizar olores (Tía, por ejemplo, usa Neutrolor de Bayer), para mantener el pelaje blanco...

- Es buena idea cepillar bien a tu can antes del baño, el pelo enredado y mojado no es fácil de peinar. Y si le gusta el masaje, mejor, empezará a asociar el baño con algo más placentero.

- 'Al Baño!' o cualquier otra palabra, con tono positivo. Intenta que tu can sepa que es la hora del baño, aunque al principio le eche para atrás. Así no le pilla por sorpresa y reduces algo su nerviosismo.

- En la bañera o donde vayas a lavarle es muy útil, casi básico, colocar una esterilla antideslizante y, si no tienes, una toalla: así no se resbalará, una sensación que casi todos los perros detestan.

- Es buena idea que la bañera tenga ya un par de dedos de agua templada cuando traigas a tu perro... Ayuda, además, a que no se asuste con el ruido del agua.

- Para llevar al can al baño, con con calma y animando con la voz. Le puedes dar un premio, unas caricias a medio camino. No pierdas los nervios (ese es, al final, casi siempre el mejor consejo porque tu can te lee constantemente...)

- Mientras le lavas, sigue animándole y premiándole con la voz y con masajes.

- Lava de arriba hacia abajo. Hay quien lava primero el cuerpo y luego ya la cabeza porque, de paso, así evita que el can se sacuda (algo que suelen hacer con más frecuencia cuando tienen mojada la cabeza)

- Si puedes, lava su cara y sus orejas con una manopla en vez de echándole agua del grifo directamente. Es importante que no se le meta agua ni champú en el interior de sus orejas o en los ojos y así es más fácil evitarlo.

- Ten dos toallas a mano: una para colocarla encima de tu can nada más terminar y evitar que te ponga hasta arriba de agua al sacudirse. Y otra para secarle bien.

Por cierto, si le coges suavemente del hocico para que no pueda mover la cabeza no podrá sacudirse, es otro truco útil :-)

- Acostúmbrate a darle un premio especial al terminar el baño, un hueso o algo que dure un poco más que una galleta.

- Sécale bien con la toalla, el secador no es para todos. Si lo usas, asegúrate que no está demasiado caliente, a temperatura ambiente sería lo idóneo.

La foto que encabeza el texto es de Aqua Mechanical

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar