TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

El bulo del agua con hielo: No causa torsión gástrica en perros

Compartir

En EEUU la historia de un can sufrió una torsión gástrica y estuvo a punto de morir (en teoría) por beber agua con hielo vuelve a tener a mucha gente preocupada este verano. Pero es una falacia, un bulo que lleva ya años paseándose por internet.

En EEUU la historia de un can sufrió una torsión gástrica y estuvo a punto de morir (en teoría) por beber agua con hielo vuelve a tener a mucha gente preocupada este verano. Pero es una falacia, un bulo que lleva ya años paseándose por internet.

La historia que cuenta el post original es la de un can llamado Baran: le dieron un gran cuenco de agua con cubitos de hielo en un día de mucho calor. Al poco, comenzó a tener espasmos y empezó a hinchársele el estómago. Le llevaron al veterinario donde lograron estabilizarle... de milagro. Y según el mismo post, el veterinario les indicó que era realmente peligroso darle hielo o agua con hielo a los perros.

Como el tema ha vuelto ha resurgir este verano, diversos veterinarios han intervenido para aclarar la cuestión. Y todos coinciden en su conclusión, es falso.

No es peligroso darle hielos a un perro para que los chupe. Tampoco es peligroso darle agua con hielo.

La torsión gástrica no sucede por beber agua con hielo o agua fría.

Lo que sí hay que evitar es que beba demasiado rápido. O que coma con demasiada rapidez. Y es que las causas de la torsión del estómago, una dolencia realmente peligrosa que puede causar la muerte en cuestión de horas, son otras.

En este completo artículo de Consumer podéis encontrar más claves al respecto.

Además, hay canes que son más propensos a poder sufrir esta dolencia: es más frecuente en perros de raza que en mestizos y dentro de los de raza, en aquellos de pecho profundo y estómago distendido y de tamaño grande o moloso (dóberman, pastor alemán, chow chow, San Bernardo, dálmata, etc).

Así que, resumiendo: no hay problema en darle un hielo a un perro para que se refresque. Como mucho hay que tener cuidado de que no se atragante. Y también se le pueden echar cubitos de hielo en su cuenco de agua, siempre teniendo cuidado de que no beba a toda velocidad.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar