TODOS LOS TEMAS
Nutrición

¿Puedo dar de comer huesos a mi perro? Un repaso a lo bueno, lo malo y lo peligroso

Compartir

Mucha gente te dirá que los perros han comido sobras toda su vida, incluyendo huesos, y que nunca les ha pasado nada pero eso no es del todo cierto, como podrían atestiguar muchos veterinarios. Ciertos huesos pueden suponer un riesgo para los canes y por eso mismo hemos consultado la cuestión con los expertos de Nutro, para poder ofreceros información útil sobre este tema comenzando por una recomendación básica: es conveniente supervisar a los perros cuando están comiendo un hueso.

Patrocinado por Nutro


Alimentar a un perro siempre con sobras de comida humana no es buena ideala dieta humana está preparada para satisfacer las necesidades nutricionales de las personas, y no las de un perro. Tanto el sistema digestivo como los dientes de un carnívoro -de nuestros canes- son distintos a los de un omnívoro (nosotros, los humanos) y hay ingredientes y alimentos que a nosotros nos sientan perfectamente pero que son nocivos para ellos.    

Y si hablamos de los huesos, estas son las principales consideraciones a tener en cuenta:

- Los huesos contienen proteína de baja biodisponibilidad. Aportan fósforo y calcio pero hay otros alimentos que contienen estos elementos y resultan mucho más digestibles -es decir, que son mejor aprovechados por el organismo de los canes.

- Los huesos de pollo -y cualquier otro hueso, especialmente si está cocinado- pueden provocar una perforación intestinal o una obstrucción

- Los huesos pueden provocar atragantamientos.

- Los huesos pueden provocar estreñimiento.

Grain free


Huesos cocinados ¡peligro!


Cada vez son más populares las dietas BARF (Biologocally Appropiate Raw Food) o ACBA en su acrónimo en español (Alimentación Cruda Biológicamente Apropiada), inicialmente desarrollada por el médico veterinario australiano Dr. Ian Billinghurst

Tal y como indica la wikipedia: este tipo de dietas se componen, típicamente, "de un 60-80% de huesos carnosos crudos, es decir los huesos con carne y músculos de res con más del 50% de carne y el 20-40% de frutas y vegetales crudos, huevos, vísceras."

Es decir, en el ámbito de las dietas BARF se aconseja que los huesos que coma el perro sean siempre crudos, nunca cocinados.

¿Por qué son peligrosos los huesos cocinados? Lo aclaran los expertos de la dieta Natuka:

“El peligro principal de los huesos cocinados para los perros radica en su cocción. Al cocerse, los huesos pueden perder el agua y el colágeno y convertirse en huesos que se astillan a diferencia de cuando estaban crudos.”


Huesos de pollo para perros: ¡peligro!

Los veterinarios que advierten sobre los riesgos que presentan los huesos para los perros suelen recomendar evitar los huesos de ave, sobre todo si son cocinados pero incluso cuando están crudos. 

Los huesos de pollo, o de ave en general, suelen ser astillosos y demasiado finos: por eso presentan más riesgos que otros huesos, porque pueden clavarse y perforar el aparato digestivo del perro.

Un hueso demasiado pequeño puede tener un peligro añadido, puede causar asfixia si el can se atraganta.

Los huesos crudos que son medianamente blandos y que tienen carne alrededor son aptos para los perros: los huesos se van ablandando con el masticado y salivado, juntándose con la carne se convierten en una pasta que el perro puede tragar sin problema.

Huesos como entretenimiento

Los huesos llamados "recreativos" o "recreacionales", como su propio nombre indica, tienen la función de mantener entretenidos a nuestros canes, les permiten ejercitar su mandíbula y de propina ayudan a mejorar su salud dental porque previenen la formación de sarro y placa. 

Son huesos grandes que el perro mordisquea pero que no puede tragarse, por entendernos. Siempre que sea con supervisión y que el hueso tenga el tamaño correcto para el can, es una opción recomendable.


En resumen: huesos sí, huesos no

Sí, puedes darle huesos a tu perro pero teniendo en cuenta que no es el alimento más recomendable desde un punto de vista nutricional y que puede tener sus riesgos (perforaciones intestinales, etc.)

Los huesos de pollo -sobre todo si están cocinados- son más peligrosos porque se astillan con facilidad. 

Si optas por una dieta natural, siempre huesos crudos, nunca cocinados. 

Y siempre con supervisión.


 Nutro


¿Te ha quedado claro? Demuéstralo en Nutro Expertos resolviendo un quiz sobre este contenido y podrás ganar un lote de productos de Nutro y Greenies.

COMENTARIOS

¿Y sobre los huesos de plástico que venden en tiendas especializadas? En teoría irrompibles, pero en mi caso consiguió mi perro ir desmenuzándolo, comiéndoselo y al final estar una tarde vomitando... No los recomiendo (huesos de plástico "irromplible").

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar