TODOS LOS TEMAS
Nutrición

¿Por qué son tan importantes las proteínas en la dieta de nuestros canes?

Compartir

El organismo de un perro puede utilizar las proteínas dependiendo de su digestibilidad y su calidad. Esta es la clave, tal y como os explicaremos a continuación en más detalle.

El organismo de un perro puede utilizar las proteínas dependiendo de su digestibilidad y su calidad. Esta es la clave, tal y como os explicaremos a continuación en más detalle.

Las proteínas más digestibles son aquellas que se convierten con mayor facilidad en sustancias útiles para el animal y, normalmente, contienen la mayoría de los los aminoácidos esenciales que cubren las necesidades del can. Éstas son las proteínas de más calidad.

Al contrario, las que son poco digestibles o deficitarias en aminoácidos se consideran de baja calidad.

¿Y por qué son tan importantes las proteínas? ¿Cómo saber si le estamos dando proteínas de alta o baja calidad a nuestro perro?

Nos lo aclara Raúl Sancha, miembro del equipo veterinario de Nutro, marca de alimentación natural para perros con la que SrPerro colabora para educar y concienciar sobre nutrición. 

 

 

La mayor parte de las proteínas tienen funciones estructurales o metabólicas.

Por un lado, las proteínas son componentes estructurales de tendones, ligamentos, piel, pelo, uñas y colágeno. Intervienen también en la actividad muscular y son esenciales para el mantenimiento de una masa muscular óptima.

Por otro, están intrínsecamente relacionadas con la función metabólica (en forma de hormonas, enzimas, etc.); son las que hacen posibles las diversas actividades de las células: crecer, reproducirse, mantener sus estructuras, responder a estímulos, etc.

Además, el sistema inmunológico está basado en proteínas: los anticuerpos, responsables de muchas reacciones de defensa del organismo son grandes moléculas proteicas.

 

Las proteínas en la dieta de nuestros perros


 

Suministradas a través de la dieta, las proteínas son claves porque proporcionan los aminoácidos esenciales para sintetizar nuevas proteínas para el crecimiento y la reparación de tejidos y también porque permiten el funcionamiento metabólico del organismo del perro.

En el caso de un perro adulto, necesitará las proteínas para mantener piel, pelo, masa muscular, huesos, sistemas digestivo, cardiaco, respiratorio, etc., además de otras reacciones metabólicas imprescindibles.

Un perro joven las necesitará, además, para formar nuevos tejidos ya que están en fase de crecimiento. Si la dieta que consume es deficitaria en proteínas, o son de baja calidad, puede darse una alteración del crecimiento y el desarrollo que repercutirá negativamente durante toda la vida adulta.

 

Cuanto mayor sea la calidad de la proteína, menor cantidad necesita el animal para cubrir sus necesidades.

 

Aplicado al alimento para perros, esto quiere decir, también, que cuanto más alta sea la calidad de las proteínas que contenga ese pienso, menos cantidad de ese alimento tendrá que consumir nuestro perro para cubrir los requerimientos protéicos de su organismo.

A mayor biodisponibilidad y valor biológico de las proteínas, menor cantidad necesitaremos para satisfacer las necesidades del organismo.

 

La digestibilidad y la calidad

 

Es habitual encontrar en la composición de los alimentos para perros proteínas animales: si la proteína procede directamente de la carne animal, una fuente natural de alto valor biológico, hablamos en estos casos de proteínas de alta calidad.

No olvidemos también el origen de esa proteína, ya que la de origen animal puede tener un valor biológico de 96 sobre 100 (como la de la carne sin subproductos), comparado con un proteína de origen vegetal, que  suele tener un valor biológico de 55-50 sobre 100.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que también es frecuente el uso de subproductos como cabezas, picos, patas o intestinos en la elaboración de alimentos para perros.

Muchas veces al leer la palabra “pollo” en el listado de ingredientes, pensamos que contiene sólo carne, pero la realidad es que el fabricante puede utilizar todas las partes del pollo, salvo que garantice que no usa cabezas, patas o vísceras.

En estos casos las proteínas no tienen un alto valor biológico, es decir, su absorción, retención y aprovechamiento por parte del organismo son deficientes. 

De ahí que sea tan importante saber como leer correctamente las etiquetas de los productos para poder conocer la cantidad de nutrientes que contiene y las fuentes de donde se obtienen los mismos (aquí te damos las claves al respecto)

Y por eso la digestibilidad es uno de los parámetros utilizados para medir el valor nutricional de los distintos productos destinados a alimentación animal. 

No basta que la proteína (u otros elementos necesarios para el organismo) se encuentren en altos porcentajes en el alimento sino que debe ser digerible para que pueda ser asimilada. Es decir, aprovechada por el organismo que la ingiere. La digestibilidad, por lo tanto, es una excelente medida de calidad, también con respecto a las proteínas.

 

* ¿Cómo son las cacas de tu perro? Pistas para saber si lo alimentas correctamente

 

Las claves en las etiquetas de pienso para perros: no es pollo todo lo que parece

 

Este artículo ha sido elaborado por SrPerro a partir de la información proporcionada desde Nutro.

 

¿Te ha quedado claro? Demuéstralo en Nutro Expertos resolviendo un quiz sobre este contenido y podrás ganar un lote de productos de Nutro y Greenies.

Más sobre Nutro en Facebook & en Twitter.

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar