TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

Pasear al perro, deporte de alto riesgo... si no coges bien la correa

Compartir

Sujetar mal la correa de un perro puede generar problemas de diversa gravedad y es algo que sucede con mucha más frecuencia de la que pudiéramos sospechar. Cuando se trata de un perro grande que, además, tiene tendencia a tirar en exceso entonces las lesiones están prácticamente garantizadas: “Epicondilitis (dolor en la parte externa del codo que hace perder la fuerza), neuritis de plexo braquial (dolor ardiente en el hombro o en el brazo no afectado por el movimiento), tendinitis de bíceps, o lesiones provocadas por caídas, son los problemas más frecuentes derivados de estos tirones”, informan desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid. Y el problema también se da cuando el perro va con arnés, según advierten otros expertos, porque entonces se hace un sobreesfuerzo con la articulación del codo.

Reglas de etiqueta para perros urbanos: caminar sin tirar de la correa

Ante el creciente número de dueños de perro accidentados que han pasado por sus hospitales, la Sociedad Británica de Cirugía de la Mano ha compartido su preocupación junto con una batería de consejos para intentar concienciar sobre la manera correcta en la que debe cogerse la correa del can, o más bien sobre las muchas formas en las que nunca debe cogerse. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by BSSHand (@bsshand) on

 

En esencia el peligro está en enrollar la correa del can en torno a la muñeca, la mano o algún dedo. Si el can pega un tirón por la razón que sea es mucho más fácil que se produzca una lesión.  Tampoco hay que meter los dedos bajo el collar del perro.

 

Igualmente, hay que tener mucho cuidado con las correas extensibles porque generan otro tipo de problemas: se enredan en las piernas de las personas o en obstáculos en la calle, pueden hacer caer a alguien o peor, ante un despiste pueden ser realmente peligrosas para el perro.
 

 

Y no está de más recordar que la clave para evitar la gran mayoría de todos estos problemas es enseñar a nuestro can a pasear relajadamente cuando va con correa. Es una tarea que a algunos les cuesta más trabajo que a otros pero con paciencia (e incluso con la ayuda de algún educador canino en positivo) se consigue. Y, además, siempre puedes optar por utilizar los arneses anti-tirones, fáciles de encontrar en cualquier tienda especializada y muy, pero que muy útiles.

 

 

Te puede interesar

Guía oficial para paseadores de perros: pautas para asegurar el bienestar de los canes

Un parque canino ofrece consejos didácticos y visuales para humanos: las señales de calma en acción

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar