TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

Los perros de peluche (robóticos) que ayudan a personas con demencia o Alzheimer

Compartir

Los perros de terapia pueden ser grandes aliados para las personas que tienen demencia o Alzheimer: lo hemos podido comprobar a través del trabajo que desarrolla Fundación ACavall en este sentido. Pero se ha comprobado que incluso los perros (o gatos) de peluche pueden aportar beneficios considerables a los mayores que sufren estas dolencias.

* Una residencia de ancianos especial: ahora es también casa de acogida para perros viejitos

Aquí podéis ver la experiencia en un centro de día para pacientes con Alzheimer en Boca Ratón donde están usando perros y gatos de Ageless Innovation - Joy for All, una empresa que se está especializando en crear productos especiales para seniors, para reducir la soledad y también como herramienta terapéutica.

No es un peluche sin más, estos robots emulan a los animales reales: tienen latido de corazón, sensores que responden al movimiento y también emiten algunos sonidos.

Se ha comprobado que sus efectos son verdaderamente beneficiosos, como veréis en ambos reportajes. Al responder a las expresiones verbales y al tacto del paciente, fomentan la interacción social y también ayudan a recordar tiempos (y perros o gatos) del pasado.

Personas que no pueden tener perro porque están en una residencia donde no son bienvenidos o porque no pueden cuidar de ellos, también en estos casos pueden ser efectivos los peluches robóticos.

De hecho hay otros proyectos que también trabajan con perros robóticos como aliados para diversas terapias relacionadas con el trauma. Es el caso de Therabot, un cachorro de Beagle robótico ideado por la universidad de Mississippi State. 

¿Por qué un cachorro de esta raza? Pues así lo decidieron las más de 1000 individuos que participaron en un estudio inicial para averiguar qué tipo de animal o forma sería el que podría proporcionar más consuelo emocional a las personas que sufren Trastorno de Estrés Post Traumático. 

Un tercio de los que participaron en esta fase inicial del proyecto habían sufrido algún tipo de experiencia traumática. Y entre las opciones (que incluían ranas, gatos, bolas con brazos, diversas razas de perros...) optaron mayoritariamente por perros antes que gatos y por el Beagle en primer lugar, el Golden Retriever como segunda opción y un oso de peluche como tercera.  

 

Te puede interesar

La increíble transformación de un perro maltratado, un can que ahora ayuda a un hombre con demencia

Terapias asistidas con perros y personas con Parkinson: el (gran) trabajo de Fundación ACAVALL

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar