TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

Los "perros de diseño", orígenes y problemas de Labradoodles y demás cruces

Compartir

TIME ha publicado una ilustración en la que muestra posibles mezclas de lo que ahora llaman "perros de diseño": los cruces de razas que se están fomentando desde hace décadas (la veréis un poco más abajo). No se trata de nuevas razas sino de híbridos, es clave tener esto en cuenta dado que, obviamente, todas las razas de perros han sido igualmente creadas por el hombre: hay casi 400 razas caninas y la gran mayoría nacieron en los últimos 200 años.

* La genética juega un papel importante en la decisión de tener perro

* El peligro de los celebrity-perros, las razas de moda y las estrellas caninas de instagram

El origen de esta "moda" fue tratar de conseguir que más canes tuvieran el tipo de pelaje del Caniche (porque suele producir mucha menos alergia a los humanos) y tratándose de perros guía, era un beneficio considerable

En otros casos también se buscaba acabar con problemas inherentes a una raza, es decir combatir la consanguinidad y ampliar el acervo genético. Pero siempre ha habido controversia en torno a la creación de estos mestizos de lujo (no son reconocidos como razas por mucho que el padre y la madre sean perros de pura raza porque, a diferencia de las razas ya establecidas, si dos perros de diseño se cruzan, no "transfieren de manera estable sus características específicas a través de generaciones"). Y lo malo es que cada vez más el objetivo principal de seguir produciendo perros de diseño parece ser el económico. 

¿Por qué llamarlos "perros de diseño" en vez de mestizos? Así somos los humanos: a muchos les suena más atractiva esa etiqueta o, aún mejor, los nombres que se han inventado para ellos, antes que la de mestizo. El resumen es que se ha puesto de moda. Diversas celebrities se pasean con sus cachorros por aquí y por allá.

Los Labradoodles (labrador + poodle / caniche) pueden ser considerados los primeros perros de diseño de la época moderna. 

Como explican en un interesante artículo del New York Times publicado en 2007:

Wally Conron, el australiano que creó a los Labradoodles (quien, en reiteradas ocasiones ha dicho haberse arrepentido de haberlo hecho) llevaba una década afinando el resultado, manipulando y luego fijando los rasgos exactos que quería para que su línea se "reprodujera" -es decir, dos Labradoodles podían producir Labradoodles con fiabilidad, manteniendo esos mismos rasgos.

El objetivo era conseguir un perro guía hipoalergénico, para las personas invidentes que tenían alergia a los canes. Y así llegó Sultan, el primer Labradoodle, creado para ser perro guía para la Royal Guide Dog Association de Australia. 

Sin embargo, una vez que comenzaron a exportarlos, otros criadores en EEUU vieron la oportunidad de hacer dinero: estos perros eran rentables, se vendían -ya en 1998- por más de 2500$.

Entonces empezaron a cruzar labradores con caniches, sin más, vendiendo los cachorros. Esos Labradoodles, como prácticamente todos los perros de diseño que siguieron, no eran en realidad una raza sino híbridos de primera generación. Y los híbridos no se reproducen de verdad: para obtener resultados uniformes, cada puggle, por ejemplo, debe ser criado de cero, cruzando un pug y un beagle. Cruzar dos puggles produce una mezcolanza indistinta de cosas en gran parte disímiles.

El enorme número de criadores irresponsables así como la cría indiscriminada en puppy mills fue lo que llevó a Wally Conron, el creador de los labradoodles, a decir que había creado un Frankenstein, sabiendo que ese tipo de cruces sin control no pueden producir nada bueno a la larga, sabiendo que muchos canes serán abandonados y sacrificados.

De hecho Conron es cada vez más crítico con los Labradoodles que se crían por doquier: él considera que aunque hay algunos que son estupendos, la mayoría están medio locos o tienen problemas hereditarios.

 

Hoy en día, como explica TIME, muchos de estos perros se venden a precios superiores a los de las razas originales. Incluso hasta 50% más caros. Si pincháis en la foto la podréis ver aún más grande.

 

Perros de diseño

Mucha gente, como es lógico, critica que se esté haciendo este tipo de experimentos genéticos puesto que puede contribuir a un incremento en los abandonos. ¿Qué pasa cuando la mezcla no consigue los resultados deseados? Cuando, por ejemplo, lo que hereda el cachorro son los problemas de respiración del Carlino + la energía de un Beagle? ¿Estará equipado para ser un animal sano? Y no solo eso, claro, cualquier moda en el ámbito de los perros es peligrosa: fomenta la cría irresponsable para ganar dinero rápido.

Las posibles ventajas de salud de los mestizos han sido comprobadas, pero sólo cuando los criadores realmente se molestan en cruzar perros sanos, claro. Además no hay tampoco garantías de que no surja cualquiera de los problemas originales de la raza, sobre todo cuando no es un cruce de primera generación. Desde el Kennel Club británico -donde, obviamente, favorecen los perros de raza- advierten que cruzar a dos razas que pueden tener problemas de cadera, por hablar del labrador y el caniche, no elimina el problema, puede incluso exacerbarlo.

 

 

Te puede interesar

La cría selectiva, el síndrome braquicéfalo y otros problemas de los perros "chatos"

La cría selectiva ha modificado el cerebro de los perros: las diferentes razas tienen cerebros distintos

 

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar