TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

Las claves de los "FRAP", las frenéticas e inesperadas carreras caninas

Compartir

A la gran mayoría de perros les sucede de cuando en cuando: esos momentos en los que se ponen a correr en amplios círculos como loquitos: después del baño, al ver a algún amigo o algún familiar, al llegar a un lugar que les gusta mucho... En inglés los suelen llamar los zoomies pero resulta que tiene un nombre oficial, son los Frenetic Random Activity Periods o FRAPS, (Periodos aleatorios de actividad frenética). Esas carreras que suelen hacernos sonreír son, en esencia, una liberación de energía acumulada.

Videos virales perrunos que no son lo que parecen a primera vista y que en realidad tienen poca gracia

Le puede suceder a un cachorro o a un perro mayor, no hay edad para practicar el "Frapping".

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Astrid Odell (@tinybulls) on

 

Esos ataquitos repentinos y breves, los denominados "Periodos aleatorios de actividad frenética" son normales y no tienen porqué ser considerados problemáticos. El can expresa así una necesidad de liberar energía acumulada.

Tan solo hay que tener un poco de sentido común y nada más: no sería buena idea que a un perro sin correa le de un ataquito de FRAPS justo al lado de una carretera o que le de en un salón donde pueda tirar y romper objetos frágiles, por poner dos ejemplos.

Es decir, siempre que el lugar donde se ponga a correr no presente ningún peligro para el can o sus congéneres, ¿por qué no dejarle que libere esa energía? Y es que la mayoría de los expertos están de acuerdo en que lo que causa un FRAP es excitación: por eso el can estalla de pronto en una carrera feliz. 

También sería bueno valorar si a un perro le dan demasiados FRAPS: podría ser un termómetro de su nivel de estrés y en ese caso seguro que podrías planear otras actividades y juegos que le ayudaran a reducir ese estrés de otra manera.  

Es importante garantizar que tu can puede pasear, olisquear y jugar todo lo que necesita: si no tiene suficiente entretenimiento y ejercicio puede que esto también haga que se desaten los FRAPS con más frecuencia de la debida.

Igualmente, no conviene fomentar los FRAPS corriendo tras un perro, lo interpretaría como un juego y la situación seguro que se prolongaría más de lo habitual.

A Tía le dan los FRAP de cuando en cuando: al llegar a una playa o después de pasar por la ducha, casi seguro.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Micaela-Colega & Tía (@_srperro) on

 


Y hay que recalcar también que no se trata del mismo comportamiento que cuando un perro, por ejemplo, se persigue la cola en círculo durante un buen rato. Eso sí es un problema cuando se trata de una estereotipiauna conductas compulsiva, repetitiva, que siempre tiene la misma secuencia y sin embargo no posee ninguna función. 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar