TODOS LOS TEMAS
Bulos y Fake News

El mito de los perros culpables

Compartir

El vídeo de Denver, la labradora "culpable" fue uno de los primeros virales perrunos de internet. La presunta pillada in fraganti y la cara de la pobre Denver conectó con miles, con millones de personas...

Además, hay webs dedicadas a mostrar las caras presuntamente compungidas de los trastos caninos que comparten sus vidas con nosotros y, cómo no, hay cientos o miles de vídeos de "perros culpables" que hacen que nos partamos de risa.

Sí, el asunto de los perros que se muestran culpables tiene mucho pero mucho tirón, todos tenemos más de una anécdota para ilustrarlo: hasta el 74% de los dueños de perro está convencido que su can se muestra culpable tras hacer algo que no debía.

Pero resulta que no es cierto: es un mito, los perros no se sienten culpables. Y tampoco planean un destrozo para vengarse de ti.

Incontables estudios lo han demostrado, pero el mito no se desvanece.

Los perros siguen, en teoría, demostrando claramente su culpabilidad y con frecuencia son castigados por ello. Esos zapatos rotos, ese mando de la tele, ese libro... si tu can los ha atacado puede ser por ansiedad, porque huelen a ti, porque no tenía otro juguete a mano... por muchas otras razones, pero no necesariamente sabrá que ha hecho algo mal. Sobre todo si tú sólo encuentras los restos de la trastada y no le pillas haciéndola.

Por eso vamos a repasar aquí las claves de la cuestión para tratar de evitar esas regañinas con frecuencia tan inútiles y casi siempre dañinas: lo que consiguen es una peor relación entre humanos y canes. 

Los canes detestan los conflictos tanto con sus congéneres como con los humanos. Por eso han desarrollado diversas maneras de apaciguar y calmar a los que se muestran enfadados, amenazamentes o agresivos: al menos 30 gestos o rituales con los que tratan de comunicarse, (no siempre con éxito): las señales de calma.

El tener aire de culpabilidad -tal y como lo traduce un humano al ver ciertas expresiones de su can- no significa que el perro sepa que romper ese zapato está mal. Lo que sí sabe es que su humano está enfadado y él debe hacer algo para apaciguarle.

Ante el tono o la postura corporal de enfado, el perro hace señales de calma... aparta la mirada, se lame el hocico, se esconde, rehuye un posible conflicto: sabe que algo no va bien pero normalmente, salvo que le hayan pillado en el acto y le hayan indicado lo que ha hecho mal, el perro ¡no tiene ni la más mínima idea de porqué su humano le está echando una bronca!

Se puede decir, en todo caso, que el perro pone cara de culpable (en versión humana), pero no se siente culpable. 

¿Cómo lo han demostrado? Por ejemplo a través del experimento que llevó a cabo la conocida etóloga Alexandra Horowitz: se hace pensar a un humano que su perro ha hecho algo que no debía (comerse una chuche) y pese a que el can es totalmente inocente, muestra todas las señales de "sentirse culpable" porque, claro, le echan la bronca. Lo podéis ver en el vídeo.

Otro dato interesante de ese estudio: cuando no lo decían al dueño del perro si el can se había comido la chuche o no, es decir cuando le obligaban a averiguarlo en función del lenguaje corporal de su perro... la mayoría no acertaba.

Otro estudio similar llevado a cabo en 2014 en Cambridge volvió a corroborar la cuestión: el comportamiento del perro -si había hecho algo mal o no- no estaba relacionado con el aire de culpabilidad. Si no había regañina humana de por medio, aunque hubieran hecho algo que no debían hacer, los perros no se mostraban culpables.

Los grandes expertos, como Patricia B. McConnell, coinciden: somos nosotros, los humanos, los que atribuimos esta emoción humana a los perros.

Hay quien explica que los perros sí podrían tener la capacidad de sentir culpabilidad, puesto que su capacidad neuronal es similar a la de otros mamiferos que demuestran esta emoción, pero no sería en la manera en la que se les atribuye actualmente.

Pero ¿qué pasa cuando un perro muestra ese comportamiento, esa cara de culpabilidad, incluso antes de que el humano sea consciente de que ha habido una trastada perruna? Parece que, de nuevo, hay algo más complejo en al aire.

Entre otras cuestiones, los perros que aprenden a poner cara de culpables son castigados mucho menos que los otros, independientemente de su comportamiento.

El perro muestra señales de calma para evitar el conflicto que, ha aprendido, puede surgir porque ya surgió en el pasado. Es un mecanismo que le funciona y lo repite.

Julie Hecht, otra experta en comportamiento canino, también advierte que los perros que son regañados o castigados con más frecuencia tienden a repetir comportamientos que enfadan a sus humanos. Hecht cree que eas regañinas confunden a los perros y desembocan en un círculo vicioso de destrucción y apaciguamiento que acaba por dañar el vinculo entre ese can y su humano.

Y que, no falla, consigue que muchos humanos acabemos a carcajadas.

PD Para la protectora británica Blue Cross, se trata de uno de los 5 mitos más arraigados cuando hablamos de perros. Aquí podéis ver cuales son los otros cuatro.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar