• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Una imagen indeleble: una niña se despide de sus dos canes en una perrera

Una imagen indeleble: una niña se despide de sus dos canes en una perrera

Esta desoladora imagen la ha compartido su autor, el fotógrafo John Hwang, en su facebook. Es una historia concreta, sí, pero leyendo los comentarios que han dejado en su página y también en la de The Dodo, donde la encontré, te das cuenta de que es algo que le ha sucedido a mucha gente. Algo que ha marcado sus vidas: el verse obligados a decir adios a sus compañeros perrunos cuando eran niños porque sus padres así lo decidieron por alguna razón.

Esta niña trata de abrazar a una de sus perras a través de los barrotes de la jaula en la que está.

Allí, en la perrera, estaban sus dos perras. Dos jovenzuelas llamadas Miya y Lyka.

¿Y por qué estaban en la perrera? Pues porque su padre decidió desprenderse de las perras y con una excusa un tanto lamentable: que eran "destructivas".

Es decir, ese hombre se ha desprendido de dos cachorros por ser cachorros. Y su hija, la que obviamente se ocupaba de ellas y las quería como los niños quieren a los perros, ha sufrido las consecuencias.

En este caso, la historia tiene "final" medio feliz puesto que ambas perras han sido ya adoptadas.

Por separado, pero tanto Miya como Lyka están en su nuevo hogar. Y al menos la persona que ha adoptado a Miya ya ha hablado con esta chica para que sepa que puede venir a visitarla cuando quiera, según ha contado Hwang, el fotógrafo.

Por supuesto que por desgracia hay razones económicas, familiares o vitales que pueden desembocar de forma inescapable en la foto que encabeza este texto, parece que en este caso la historia no es esa: es parte de un círculo vicioso de irresponsabilidad que también es común, y demasiado, en España.

Puede ser el resultado de no esterilizar a un perro, las camadas indeseadas siguen siendo la principal causa de abandono en España.

Puede ser el resultado de una decisión no meditada, gente que adopta o compra un cachorro sin pensarlo bien.

El resultado es el mismo: animales que alguien no quiere y que, en el mejor de los casos, son entregados a alguna perrera o protectora, en el peor, directamente abandonados.

Al menos Miya y Lyka han salido ya de la perrera y han tenido la suerte de encontrar una familia que las quiera. 



Te puede interesar

Las fotos con corazón de John Hwang: retratos en la perrera y en la calle, imágenes que salvan vidas 
 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar