• Compartir

Un buen perro, una aventura sexual con final inesperado: una hilarante historia real

Estos son Joe Craig y su perro, Harpo. Ambos han vivido una aventura tan curiosa como embarazosa e hilarante -aunque, ejem, no para todos los protagonistas- hace un par de noches. Claro que como Joe es escritor, lo mejor es leer su versión de los hechos tal y como la ha narrado en Twitter.

Podéis leer la historia original, en una veintena de tuits, aquí. Los tenéis todos traducidos a continuación. Hace mucho que no leía algo tan bobo y tan gracioso :-)

- Estaba paseando a mi perro en East Finchley, tarde, hace dos noches. Persiguiendo zorros, cosas así. Y escuché un ruido.

- Oí gritos ahogados y vi cómo se movía el maletero de un coche. Ay, no, pensé - ¡hay alguien atrapado en el maletero!

- Era un coche pequeño. Un renault Clio, creo. Pero lo suficientemente grande para que fuera viable que alguien estuviera atrapado en el maletero.

- No podía ver el interior del coche porque era de noche. Acercándome, estaba seguro que se oían gritos, gritos urgentes en el maletero.

- Me aproximé al coche junto con mi perro. Todo el coche se estaba moviendo. "Tengo que liberar a esta persona", pensé. PERO

- Tengo que hacerlo rápido por si vuelve quien le haya atrapado. Esto es PELIGROSO pero yo soy un HÉROE. Mi perro también. Los dos somos héroes.

- Con un movimiento rápido y dinámico abrí el maletero. Se encendió la luz. ¡Me encontré mirando la cara de una mujer!

- La mujer estaba desnuda.

- Encima de la mujer había un hombre. También desnudo.

- Habían colapsado los asientos y estaban tumbados en el coche, con las cabezas en el maletero.

- La mujer se había agarrado al maletero y lo estaba agitando mientras gritaba. Por razones muy diferentes a las que yo me imaginé desde fuera.

- Excepto que ahora ya no estaba gritando. Me miraba a mí, horrorizada. Igual que el hombre. Yo sostenía el maletero, abierto.

- ¿Qué puede uno decir en una situación semejante?

- Os diré lo que dije "Lo siento un montón. Pensé que estabas atrapada. Secuestrada. Por los gritos...

- ...y los meneos del coche. Pero ahora veo que eran gritos de los buenos. Por favor, continuad."

- O algo así. Admito que me enrollé un poco. No quería que pensaran que era un pervertido o algo así. 

- También quería animarles un poco.

- Entonces empecé a cerrar el maletero, con cuidado. No quería pillarles. Pero, por desgracia, mi perro está muy bien entrenado...

- Y mi perro adora los viajes en coche.

- Así que antes de que pudiera cerrar el maletero, Harpo (mi perro) hizo lo que suele hacer cuando alguien abre el maletero de un coche.

- Mi perro saltó al interior. Más o menos al lado pero más bien encima de dos desconocidos que estaban copulando.

- Ahora ya era demasiado tarde para cerrar el maletero. Y de nuevo había gritos, pero no eran gritos de los buenos.

- Obviamente, no puedo deshacer la buena educación de Harpo así que dije "Buen chico". Creo que eso pudo darle una impresión equivocada a la mujer.

- Después de eso me fui a toda prisa. Poniendo cuidado en llevarme al perro. No me quedé más tiempo a escuchar más gritos y meneos de coche."

 

Como podéis imaginar... el relato se está haciendo viral :-)

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar