• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Los perros de un anciano iban a ser sacrificados cuando ingresó en una residencia, hasta que sucedió un pequeño milagro

Los perros de un anciano iban a ser sacrificados cuando ingresó en una residencia, hasta que sucedió un pequeño milagro

Esta es una noticia de esas (pocas) que te devuelven la fe en la humanidad y que revelan los pequeños milagros cotidianos que logran algunas personas. No será portada de ningún periódico ni se hará viral pero es una historia realmente maravillosa.

Sparky, Lady Bug, Whitey, y Blue: así se llaman los cuatro protagonistas perrunos de este relato tan especial.

Este hombre,. Alan Kilburn, fue hospitalizado y posteriormente tuvo que ingresar en una residencia porque ya no podía valerse por sí mismo.

En ese momento, cuando quedó claro que el anciano nunca podría retomar su vida anterior, algún familiar se ocupó de sus cuatro perros: los abandonó a su suerte en una perrera donde su destino estaba escrito, iban a ser sacrificados.

Entonces, las enfermeras de Arbor Village Nursing and Rehabilitation Center se enteraron de lo que le iba a pasar a la familia canina de su nuevo residente y ellas entraron en acción. Decidieron ayudarle.

Se pusieron en contacto con la perrera para organizarlo todo y corrieron la voz entre su equipo y el de otras asociaciones que trabajan con la residencia para localizar a personas que pudieran adoptar a los canes. 

Así obraron el pequeño gran milagro: uno de los perros es ya oficialmente un nuevo residente de Arbor Village Nursing and Rehabilitation Center. Sí, el can se ha quedado a vivir con Kilburn. Los otros tres han sido adoptados por enfermeras y así podrán venir a visitar a Kilburn todas las semanas.

 

Así lo explican en el facebook de Arbor Village... Para hacerles la ola muchas, muchas veces. 

"Dejar tu hogar y venir a una residencia genera estrés y miedo. Dejas atrás la mayor parte de tu vida y comienzas a vivir en un nuevo ambiente que te resulta ajeno. Es el caso de uno de nuestros nuevos residentes, el Sr. Kilburn. Gracias a la compasión del personal de Arbor, él tiene algo menos de la que preocuparse y algo que celebrar. Sus perros fueron enviados a la perrera de Tulsa y estaban ya en la lista de los que iban a ser sacrificados. Pero gracias a los esfuerzos de Tesa Slater, el personal de la residencia y de la perrera de Tulsa, los perros no solo se han salvado sino que los trajeron directamente aquí, a la residencia. Su amada "Lady Bug" se quedará con él y los otros 3 perros han sido adoptados por el personal de la residencia y de Cura Hospice. ¡Gracias a todos los que ayudaron a hacer esto posible!

 

Te puede interesar

Una residencia de ancianos especial: ahora es también casa de acogida para perros viejitos

Residencia Barcelona, la residencia de ancianos amante de los perros (y los gatos, y las tortugas, y los pájaros...)

 

Los perros viejitos rescatados que reciben y reparten cariño visitando residencias de ancianos

 

Santiago, el anciano enfermo de cáncer, se reencuentra con sus cuatro canes: tres aún esperan encontrar hogar

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar