• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

La historia de Smoky, una Yorkie que participó en la II Guerra Mundial y se convirtió en la primera perra de terapia

La historia de Smoky, una Yorkie que participó en la II Guerra Mundial y se convirtió en la primera perra de terapia

Última actualización del articulo el día 10/01/2017

La imagen que la mayoría tenemos en la cabeza de los perros policía o de los perros que acompañan a los militares es marcadamente distinta a la de Smoky, seguro :-) ¡Vaya historia curiosa la de esta pequeña y espabilada Yorkie!

Un soldado americano la encontró en la selva de Nueva Guinea en 1944 y tras intentar descubrir, sin éxito, si tenía dueños se la acabó vendiendo a otro militar, el que sería su compañero hasta el final de sus días. Juntos hicieron historia.

Smoky no sólo participó en la II Guerra Mundial, sobreviviendo durante meses pata a mano con los soldados que cuidaban de ella, incluso saltando en paracaídas con ellos, sino que después de la guerra fue condecorada por todo lo que había hecho. 

Y es que ella no sólo acompañaba y distraía a los soldados, como aprendió un buen número de trucos también llegó a echarles una pata en alguna que otra misión: ella logró -gracias a su tamaño y pericia- transportar a lo largo de una tubería un cable que era crucial para restablecer las comunicaciones entre dos escuadrones. A los militares les hubiera llevado días de trabajo pero Smoky lo consiguió en pocos minutos y así evitó que esos soldados tuvieran que estar expuestos a los ataques enemigos.

Su dueño también tiene claro que Smoky le salvó la vida: ella le advirtió sobre un inminente bombardeo y le condujo hacia un lugar seguro.

Después se convirtió en perro de terapia, probablemente el primero de la historia porque Smoky se ocupaba de animar a los soldados heridos. Luego ya, una vez que regresó a EEUU junto a Wynne, ambos siguieron compartiendo momentos especiales y ayudando a los demás durante otros 12 años más.

Smoky y Bill

Parece que debido a su fama, Smoky también fue en parte responsable de que su raza volviera a ponerse de moda en EEUU.


Aquí podéis ver un emotivo homenaje a Smoky y conocer al que fuera su dueño.


Además de todos los memoriales físicos que hay por el mundo, Smoky tiene su propia página de facebook y también un libro.