• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

La historia de Harpo, un guapo PPP que es sordo y ha sido felizmente adoptado

La historia de Harpo, un guapo PPP que es sordo y ha sido felizmente adoptado

Harpo llegó a la Lliga protectora d'animals i plantes de Barcelona en febrero, venía de otro refugio donde ya había pasado 5 años siendo invisible, no para los voluntarios pero sí para los humanos que allí acudían a adoptar. Harpo es un buenazo juguetón pero su triste destino parecía escrito por dos "problemas", es un Pit Bull, un perro catalogado como potencialmente peligroso, y es sordo. Ambas cuestiones complicaban considerablemente su adopción dado el estigma que rodea a los PPPs y porque muchos piensan que un can sordo no puede llevar una vida normal, algo que no es cierto: tan solo hay que aprender a enseñarles de otra manera, más visual.

#NoSomosPeligrosos: FAADA lanza una recogida de firmas para pedir que se modifique la Ley PPP en España

Como explican en el vídeo, de los aproximadamente 300 perros que fueron adoptados en la Lliga en 2018, solo 10 eran PPPs. Y eso que, como la gran mayoría de perreras o protectoras en España, también aquí suele haber muchos canes de esas razas consideradas potencialmente peligrosas por la ley.

Los voluntarios de esta protectora, los mismos que interactúan y cuidan de estos perros, tienen claro que la ley es injusta y que no cumple su cometido. Son los perros los que sufren las consecuencias...  Por eso han puesto especial empeño en lograr que Harpo dejara de ser invisible.

Y ha surtido efecto, Harpo ha tenido suerte. Él ya está feliz como una perdiz.

Aprovechamos la historia con final feliz de Harpo para compartir también este muy pertinente y muy útil consejo de unos educadores caninos en Fort Collins, EEUU, Summit Dog Training.

Cuando veas a un perro que lleva bozal puede deberse a un buen número de razones:

- En España, todos los PPPs lo tienen que llevar por ley, siempre que estén en un espacio público. 

- Cualquier otro can puede llevar bozal porque es un basurillas y están intentando que deje de comer porquerías del suelo. O porque ese can está a punto de subir al Metro o a Cercanías, donde es de nuevo obligatorio que lo lleve puesto. O porque necesita algo más de espacio. O porque es un can que está aprendiendo a estar menos anisoso y más relajado cuando hay ciertos estímulos cerca y prefieren trabajarlo así, con un bozal puesto.

Pero el hecho de que un perro lleve bozal no es sinónimo de que sea agresivo o vaya a morder a la primera de cambio.  

 

Te puede interesar

El don más preciado: el cariño que perros y gatos entregan a los voluntarios que los ayudan

Frank Cuesta reúne a las 8 razas de perros consideradas potencialmente peligrosas y debate sobre su situación

Los invisibles que por fin han sido visibles: un año de adopciones en La Lliga Protectora de Barcelona

Personas Potencialmente Peligrosas: individuos que no se merecen la bondad de los perros

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar