• Compartir

La historia de Caramel, una buenaza que podría haber sido sacrificada por su raza

Este reportaje de la BBC es como un thriller perruno, te mantiene pegado a la pantalla y casi sin respirar hasta saber qué va a pasar con Caramel, la guapa y simpática perra cuyo destino podría ser la muerte, sencillamente porque tiene aspecto de Pit Bull. Spoiler, Caramel se salva, de milagro, pero muchos otros canes no tendrán tanta suerte. Así es la (controvertida) normativa en el Reino Unido desde hace 25 años. Es otro ejemplo de Breed Specific Legislation (BSL), la legislación en función de las razas caninas: se implantó para combatir los ataques de perros a personas y a otros perros pero, tal y como denuncian expertos y protectoras como la RSPCA, no es eficaz. ¿Los datos? desde 1991 han muerto 30 personas a causa de algún incidente con perros y en la mayoría de los casos, 21, no fueron perros del tipo y de las razas prohibidas por la ley. Y no se han reducido los mordiscos a humanos sino todo lo contrario: las hospitalizaciones por esta causa se han incrementado en un 76% en los últimos 10 años.

Sólo imaginarlo duele: en Battersea Dogs Home, donde llevan más de 150 años rescatando perros y logrando que encuentren un nuevo hogar, tienen las manos atadas por la legislación sobre los perros potencialmente peligrosos en el Reino Unido. Si llega un perro a esta protectora y las autoridades deciden que es de una raza prohibida, no será apto para la adopción y tendrá que ser sacrificado. 

En el Reino Unido, el Dangerous Dogs Act, prohibe cuatro razas de perro: Pit Bull Terrier, Tosa Inu, Dogo Argentino y Fila Brasileño. Y no sólo los perros que sean de esas razas sino cualquiera que tenga sus características físicas.

Cuando dicen que están prohibidos eso significa que si tú tienes un perro que puede parecer de una de esas razas, aunque no haga nada, aunque sea pacífico y no haya atacado a nadie, la policía se lo puede llevar sin más. Y pueden decidir sacrificarlo. Sí, salvo que las autoridades tras examinar al can decidan que no es un peligro y te den un certificado de exención, tú podrías ir a la cárcel y tu perro será sacrificado.  

Por eso en Battersea, personas que se dedican a la protección animal, se ven obligadas, por ley, a sacrificar cada mes a unos ocho perros sanos, 91 el año pasado.

Perros como Caramel.

De ahí, obviamente, el rechazo que hay a esta legislación que buscando proteger a los humanos de los perros no lo logra y condena a muerte a perros que no han hecho ningún mal. Incluso a cachorros de cinco meses como Fudge.

Sólo por su aspecto. Porque son potencialmente peligrosos.

Aquí podéis ver otro interesante documental, también de la BBC, sobre este complejo tema: el mismo rapero-periodista se adentra en el mundo de los perros prohibidos, tanto de jóvenes que efectivamente entrenan a sus perros para que puedan ser agresivos, para que les sirvan como arma de defensa, pero también habla con personas cuyos perros son perfectamente sociables y, sin embargo, podrían ser sacrificados.

El argumento de todos los que están en contra de este tipo de legislación es claro: son los humanos los que crean perros peligrosos. La clave no es su raza, es su educación y su socialización.


PD: La legislación que se aprobó en Montreal hace unas semanas, prohibiendo a los Pit Bulls y, de nuevo, sentenciando a muerte a los que pudieran estar en las protectoras porque ellos no podrían ser adoptados, está, por el momento paralizada. Un juez ha hecho caso a los argumentos presentados por la SPCA.

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar