• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

La evitable tragedia de Padi, un can (asustado) que ha mordido a un niño

La evitable tragedia de Padi, un can (asustado) que ha mordido a un niño

La vida de Padi pende de un hilo. Este mestizo de labrador es el can de un veterinario, fue rescatado y pasaba sus días entre la consulta y la casa de Paul Gartenberg, feliz y querido. Ahora ya no es así. Hace un mes Padi cometió el peor pecado perruno: mordió a un niño pequeño y por eso está en manos del centro de protección animal y puede ser sacrificado. ¿Es Padi un perro agresivo? Pues... no. Lo sucedido se podía haber evitado.

Actualización 15 agosto 2015: ¡Han permitido que Padi regrese con su familia!

Lo tremendamente triste es que el suceso protagonizado por Padi se podría haber evitado. No tendría porqué haber un niño aterrorizado y un perro que quizá acabe pagando con su vida si un adulto hubiera intervenido a tiempo. Sí, supervisión, supervisión y supervisión.

Por eso, en paralelo a la historia de Padi, os mostramos este otro vídeo. Un vídeo que merece la pena ser compartido una y otra vez.  Son consejos básicos para niños -y para sus padres- para evitar mordeduras de perros.

El vídeo muestra cinco normas que deberían de conocer todos los niños, y sus padres, para evitar sustos o mordiscos: desde no acercarse a un perro que está comiendo a tener cuidado con los canes cuando están dormidos. Preguntar antes de acariciar a un perro desconocido y no acercarse por detrás, asustando al can...

¿Qué fue lo que hizo Padi?

Lo explican también en este otro vídeo. Un churumbel de cuatro años estaba en la consulta del veterinario junto a su niñera, aunque ella en vez de ocuparse del niño estaba ocupada mirando a unos gatitos.

El niño tiraba juguetes a Padi para que el can los atrapara, sin mayor reacción por parte del perro. Entonces Padi se ocultó bajo la mesa del veterinario, de donde no podía ni moverse ni salir. Ese es su "lugar seguro", su pequeña casita donde se refugia para estar tranquilo.  

El niño le siguió corriendo -nadie se lo impidió- y... sí, Padi le mordió en la oreja. 

 

La escena es cotidiana y demasiado fácil de imaginar. El niño quiere jugar con el perro y el perro le indica a la manera perruna -con señales de calma- que le deje en paz.

El perro se esconde debajo de la mesa y el niño le sigue a un lugar donde el can ya no puede escapar, no puede seguir haciendo ninguna señal de calma más y... su último recurso, muerde.

Si un adulto hubiera estado pendiente el incidente se podría haber evitado. El perro no se lanzó a por el niño...  

Como la herida sufrida fue grave -puntos y varias operaciones de reconstrucción- la ley indica que el perro puede ser sacrificado, sin tener en cuenta que nunca antes había tenido ningún problema.

Otros pacientes y amigos del veterinario han compartido historias y fotos para mostrar que Padi es un perro tranquilo que normalmente se lleva bien con todos, también con los niños.

En la página de facebook que han creado para hacer presión y compartir información nos contarán a todos lo que pueda suceder. La decisión la tomarán la semana que viene.

 

Actualización 15 agosto 2015: ¡Han permitido que Padi regrese con su familia!

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar