• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Jai Alai: un restaurante con mucha historia y muchas historias caninas

Jai Alai: un restaurante con mucha historia y muchas historias caninas

Jai Alai ya ha cumplido 90 años y la edad, en su caso, no implica achaques sino todo lo contrario: experiencia, saber hacer y un trato con el cliente que resulta impecable pero cálido. Para sorpresa de algunos, aquí también tratan de fábula a los SrsPerros.

Este restaurante de cocina vasca en el que el buen comer se da por sentado es un lugar lleno de historias, de clientes fieles, de familias, empezando por los Bustingorri, el alma de Jai Alai, y sí, de perros. 

Los Bustingorri siempre han sido perrunos, hace años era fácil ver por el restaurante a Neska y Bai, dos guapas SrasPerras que ahora siguen ahí, en espíritu: aparecen en muchos de los llamativos, geniales y personalísimos cuadros pintados por Miguel Ángel Bustingorri, el propietario.

Como en este, con los galácticos (un cuadro que, como todo en Jai Alai, tiene su historia...)

Aquí podéis ver cómo ha retratado a los Royal Británicos, ¡hasta Pippa Middleton está en el lienzo!

En este caso, en vez de sus canes ha incluido a los corgi de la Reina. También tiene un cuadro de la familia real española en el que primero pintó a la novia de Don Felipe sin rostro y luego, cuando llegó Doña Letizia, modificó su estatura y aspecto.

Los canes son bienvenidos en Jai Alai. Como dice María José Bustingorri, lo normal es encontrarse con perros educados, que se colocan bajo la mesa y en absoluto molestan. Nunca han tenido un solo problema por dejar entrar a clientes con sus SrsPerros.

A ella no le cuesta nada recordar nuevos relatos caninos: vivió con ellos otro perro que, más bien, les adoptó: apareció un día en la puerta de servicio del restaurante y poco a poco se fue haciendo un hueco en la casa y en la vida de los Bustingorri.

Por eso, tras varios bautizos en falso, se quedó con el nombre de Sevino.

¿Más historias? Las paredes de Jai Alai, el primer restaurante madrileño que pudo abrir tras finalizar la Guerra Civil -el abuelo de los Bustingorri trajo, de contrabando y en un ataud, latas de alubias de Markina- están cubiertas de fotos, se mezclan las caras de clientes de antaño con los clientes actuales, con la familia, gentes conocidas y desconocidas...

Hasta los canes están a gusto inmediatamente al entrar en Jai Alai.

Toda la información sobre Jai Alai en SrPerro.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar