• Compartir

El proyecto de la caca de perro o cómo conseguir que los humanos no sean guarros

En Queens, Nueva York, un diseñador gráfico, harto de ver cacas de perro por doquier, ha lanzado un proyecto entre artístico y cívico para llamar la atención sobre ese persistente, desagradable y presuntamente evitable problema, el Dog Poop Project.

Se ha dedicado a recorrer el barrio con un stencil creado por él, un dibujo de la tapa de un retrete, y lo ha ido pintando aquí y allá, sobre las cagarrutas que cubren las aceras, las cacas que esos dueños de perro irresponsables han decidido no recoger pese a que su actitud -además de ser un asco- les puede costar una multa de hasta 250 dólares. 

Hace fotos y las cuelga en su web junto con la localización exacta del mojón.

El objetivo del Dog Poop Project es, claro, avergonzar a los guarros, conseguir que esos vecinos de Queens que pasean a sus canes y no se preocupan por recoger tras ellos vean el efecto de su dejadez.

Una misión complicada, esperemos que no imposible.

También ha colgado unos geniales carteles en farolas y muros, buscando a los dueños de las cacas.

Si alguien siente curiosidad y llama se encontrará con un mensaje grabado en el que se anima a limpiar Queens. La mejor forma de demostrar que queremos a nuestros canes y nos preocupamos de ellos, dice la grabación, es recogiendo sus cacas.

¿Qué efecto real tendrá esta iniciativa? Es posible que su impacto anti-caca sea mínimo pero ya ha conseguido que hablen de ello en la TV.

 

La mayoría de los dueños de perro somos responsables y, que yo sepa, ni siquiera nos supone un gran esfuerzo recoger las cacas y tirarlas a una papelera. Si digo la mayoría y no todos es porque, evidentemente, hay un porcentaje considerable de seres que pasan olímpicamente de hacerlo.

Esta cuestión nos afecta a todos. Si hay algo que daña la convivencia en la ciudad, seas o no un humano perruno, es pisar una mierda de perro o simplemente verla y saber que alguien ha preferido ser incívico y dejarle el regalo a los responsables de la limpieza urbana a los que, por cierto, tampoco les hace mayor gracia la cuestión.

En el pasado hemos hablado de otras ideas variopintas para fomentar lo que debiera ser, sencillamente, la conducta normal de un dueño de perro... Desde los carteles 'sexy' que se utilizó en Belgrado al Poo Wifi de México o la plantada de globos y banderolas que cada año organiza CanCoruña. Incluso me he topado con soberanas bobadas como el atrapa cacas...

¿Qué os parecería razonable como propuesta? ¿Qué ideas le propondríais a un Ayuntamiento para tratar de conseguir que todos los dueños de perro fueran responsables?

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar