• Compartir

Del miedo y el abandono la a los besos y las carreras felices: salvando perros in extremis

Pasear virtualmente por la cuenta de youtube de Vet Ranch es tan impresionante como emocionante. Estos jóvenes veterinarios de Texas se enfrentan constantemente con casos difíciles o directamente extremos: su labor, su misión, es reducir el número de eutanasias en las perreras municipales ofreciendo cuidados veterinarios a los animales que lo necesitan para, una vez recuperados, poder buscarles un hogar.

Veterinarios especialistas que comparten sus conocimientos de forma altruista, sí es posible

Caso tras caso de perros y gatos a los logran salvar en el último momento, cuando su sino parecía ya escrito. Algunos son animales que han sido maltratados, otros estaban en perreras donde los ratios de eutanasia son altos.

Animales que llegan a la clínica con heridas, con miedo en sus ojos y en su cuerpo y que ellos logran sanar. Es, de verdad, impresionante.

Harrison, Harrison Ford, llegó enfermo, débil y extremadamente delgado... hay que ver cómo está de guapo y sanote gracias a Vet Ranch. Y sí, ¡ha sido adoptado!

 

Este es Patrick, un can que pasa de ser un manojo de huesos con aire de no haber recibido una caricia en su vida a... bueno, ya lo veréis.

Love Bug (Mariquita) es un cachorro de seis meses que estaba en la perrera: cuando llamaron a Vet Ranch, el can ya había salido de su chenil en ese paseo tan terrible, el que le conducía a la muerte. 

Por cierto, Love Bug ¡ya ha sido adoptado! Mirad cómo está, en su nuevo hogar, en su cama con todos sus juguetes.

No es fácil ver cómo llega Greg a la clínica de Vet Ranch: con heridas, posiblemente mordiscos de otros perros, tímido y aterrorizado...

Hay una parte importante del vídeo que es bastante gráfica-sangrienta (cuando tratan, curan y cosen sus heridas):  si os da reparo verlo, avanzad hasta el minuto 4.45 y podréis ver las caras y carreras de felicidad de este can que a punto estuvo de ser sacrificado, sin más. 

Benji, otro pequeño que llegó a Vet Ranch temblando, en los huesos, hasta que estos veterinarios se ocuparon de que pudiera tener otra oportunidad. 

Robin, un perro callejero que fue "rescatado" para ser llevado a la perrera donde le esperaba la eutanasia. Por lo visto, dada la saturación, los animales con algún problema físico son los primeros en ser sacrificados. Pero el destino quiso que Robin fuera acogido por Vet Ranch para que, además de curarse del todo, pudiera demostrar lo cariñoso y buenazo que es.

Del todo impresionante la labor que llevan a cabo en Vet Ranch, y es posible gracias a las donaciones de mucha gente anónima. Su trabajo y su energía hace recuperar la fe en el ser humano, es fantástico saber que hay gente así ayudando a los animales que más lo necesitan. 

Te puede interesar

 

Manejo de bajo estrés y las consultas sin miedo: iniciativas clave para la salud de los perros

 

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar