• Compartir
  • Whatsapp de SrPerro

Bungle, el cachorro de Chow Chow que mordió a un policía, vuelve a casa tras pasar cinco días "en la cárcel perruna"

Bungle, el cachorro de Chow Chow que mordió a un policía, vuelve a casa tras pasar cinco días

Tiene cuatro meses y ya ha pasado por comisaría como si fuera un "perro delincuente" pero Bungle ha tenido suerte y ha podido volver a casa. Esta historia suena a anécdota simpática, casi a chiste al ver la cara del perro pero el fondo de la cuestión es muy serio: en el Reino Unido las autoridades tienen derecho a confiscar a un perro que se considere peligroso, que tenga pinta de ser peligroso, que sea de las razas prohibidas en este país... y tienen derecho, incluso, sacrificarlo. El Dangerous Dogs Act es tajante y es durísimo, por eso tantas organizaciones y protectoras, incluso el Kennel Club, llevan años pidiendo que la normativa se modifique porque todo apunta a que no es efectivo. El objetivo de esa normativa, igual que la que afecta a los PPP en España, es evitar que se produzcan mordiscos o ataques de perros a personas o a otros animales. Y resulta cada vez más evidente que así no se soluciona un problema que es grave y puede llegar a ser mortal; esas normativas no están cumpliendo su cometido.

La (dolorosa) historia de Duncan, Kane, Keelo... perros que han sufrido las consecuencias de la ley PPP en UK

¿Qué sucedió para que Bungle acabara en manos de la policía de Northamptonshire? Pues parece que el cachorrote se coló por la verja de su jardín y escapó. Cuando un policía trató de cogerlo, porque el can se había escondido bajo una furgoneta, el perro -obviamente aterrorizado por su aventura inesperada- le mordió. 

Con la ley en la mano la policía actuó dentro de lo previsto: perro fuera de control muerde a humano, perro es confiscado y debe pasar los controles pertinentes para demostrar que no es un can peligroso. En caso de que se demuestre que el perro ha puesto en riesgo la seguridad de las personas, sus dueños se enfrentan a multas o incluso a penas de cárcel de hasta 14 años. Y el perro podría ser sacrificado.

En el caso de Bungle, inicialmente advirtieron a su familia que podría pasar meses confiscado...

 

 

 

Digamos que la ley a veces parece estar reñida con el sentido común.

10.000 personas sumaron su firma a la petición que la familia de Bungle lanzó en change.org Y, en paralelo, los medios nacionales también se sumaron a la campaña, The Sun incluso llevó a Bungle a su portada.

En esta ocasión no era complicado entender que lo sucedido había sido un accidente y que Bungle más que agresividad estaba mostrando su absoluto temor. Eso mismo han determinado las autoridades y Bungle ha vuelto a casa tras pasar cinco días retenido.

 

Y la familia, además de agradecer el inmenso apoyo recibido, han asegurado que Bungle volverá a retomar sus clases de educación canina -algo que, por cierto, es realmente recomendable para cualquier cachorro, especialmente las clases grupales de socialización.   

Aquí le tenéis en acción. 

 

 

Bungle getting his recall into practise

Posted by Jackador on Saturday, November 24, 2018

 

 

Pero, como recalcan en la BBC, tras hablar con varios expertos ¿qué habría pasado si en vez de un adorable cachorrote de Chow Chow el perro hubiera sido un cachorro de Pit Bull?

Es bien probable que no habría corrido la misma suerte -seguro que no habría habido la misma reacción por parte del público y los medios, para empezar.

Y esa es, en parte, la raíz del problema: muchas veces se tiende a juzgar a los perros por su aspecto, no por su personalidad, sin tener en cuenta las circunstancias cuando se trata de un PPP porque se asume que esos perros son agresivos y punto. 

Como Bungle tiene pinta de ser un osito de peluche -por suerte- ha sucedido todo lo contrario. 

 

 

Te puede interesar

La legislación en función de la raza de perro es "innecesariamente cruel" y ha causado al sacrificio de miles de perros

La historia de Caramel, una buenaza que podría haber sido sacrificada por su raza

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar