Consejos

Nieve, frío y perros: algunos consejos básicos para los paseos de invierno

Muchos canes, como Millie o el galgo Mosley, se lo pasan en grande jugando y correteando en la nieve. 

Aún así, cuando bajan las temperaturas es bueno tener en cuenta unas mínimas precauciones para que vuestros SrsPerros también disfruten de sus paseos en invierno. Ellos aguantan mejor que nosotros el frío pero... tampoco hay que pensar que no les afecta.

- Nunca dejes a tu perro solo en el coche cuando hace mucho frío. Y en casa intenta que su cama esté en alguna zona calentita, donde no haya corrientes.

- Si bañas a tu can en casa, asegúrate que esté completamente seco antes de salir a dar un paseo.

- Cepilla bien a tu perro, manten sus patas limpias y sin nudos y, en caso de que lo necesite por estar haciendo menos ejercicio, llévale a que le corten las uñas.

- Muchos cachorros y los canes más viejitos toleran peor el frío: reduce la duración de sus paseos. Y si tu perro es de los frioleros (Galgos, whippets...) abrígale.

- Los juguetes que les hacen discurrir también cansan, y mucho: es una buena manera de ejercitar a tu perro en alguna temporada en la que sus paseos sean más cortos.

¿Nos vamos de paseo a la nieve? Algunos consejos más:

Antes del paseo

Dependiendo del tipo de pelo que tenga tu can, en invierno es recomendable no raparle tanto como en verano.

Y si va a ir a la nieve o hace mucho frío, sobre todo cuando se trata de razas particularmente frioleras como los Galgos o si tienen el pelo corto, también puedes ponerle algún tipo de prenda de abrigo.

Si el paseo será largo es muy recomendable ponerle algún tipo de protector para almohadillas como Paw Wax -que tiene parafina- o el Gel de Héry, ambos forman una fina pantalla que ayuda a prevenir posibles daños. 

Durante el paseo

Si estás en la nieve, dando un paseo por el campo, ten cuidado porque los canes se pierden con mayor facilidad en esas condiciones: para ellos es más difícil olfatear cuando el suelo está cubierto por hielo o nieve.

No le sueltes o, al menos, ten a tu perro visualmente controlado y asegúrate que lleva su collar y algún tipo de identificación, una chapa, etc.

Puedes llevar una toalla para limpiarle las patas de cuando en cuando. Evita que se las chupe, también la sal es mala para ellos. Y si ha estado correteando, revísale las almohadillas para verificar que no se le hayan pegado pequeñas bolas de nieve.

No dejes a tu perro comerse la nieve, si el paseo va a ser largo también en invierno es conveniente llevar agua por si tiene sed.

Mucho cuidado con los anticongelantes, son productos tóxicos, extremadamente venenosos para los perros.

Pueden resultar fatales y como su sabor es dulce, son aún más peligrosos: si crees que durante el paseo tu can ha podido pisar alguna superficie en la que se hubiera derramado anticongelante lo mejor es limpiar sus patas en profundidad para evitar que se las chupe.

Los síntomas de envenenamiento pueden incluir letargo, vómitos, pérdida de apetito, falta de equilibrio al caminar, dolor abdominal, aumento de la sed y de la orina...

Después del paseo

Sécale bien para que no coja frío.

Si ha hecho mucho ejercicio, considera aumentar su ración de pienso: en invierno se queman más calorías para generar calor.

Limpia sus patas y sobre todo las almohadillas. En caso de que las tenga agrietadas o se haya hecho alguna heridita pequeña, hay reparadores como el spray de KW con aloe vera.

PD: Muchas protectoras, como ANAA, tienen tiendas solidarias en las que puedes comprar abrigos o chubasqueros para tu can y, de paso, ayudar a otros perros.



publicidad