TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Sueños, pesadillas y la importancia de un buen descanso, también para los perros

Compartir

Los canes pasan más horas que los humanos durmiendo, sobre todo las razas más grandes: entre 12 y 14 horas los adultos y aún más los cachorros. Lo normal es que estén realmente activos solamente un 20% del día.

Y ese periodo cotidiano de descanso, igual que sucede con las personas, es fundamental para su salud, según recalcan los expertos del máster en veterinaria de Tech School of Veterinary.

Si un perro se levanta constantemente de noche, está intranquilo por el día, parece como que no encuentra la postura, si no se echa a dormitar como antes… puede haber muchas causas (desde algún dolor a síndrome de disfunción cognitiva) pero, en cualquier caso, no es algo que debamos ignorar: sería recomendable recurrir a algún profesional veterinario, para que pueda realizar un diagnóstico e indicarnos los tratamientos más eficaces para intentar mejorar su descanso.

Contenido patrocinado porTech School of Veterinary 

El sueño perruno

Existen dos diferencias clave entre cómo descansan los perros y cómo descansamos nosotros: los canes duermen más horas y lo hacen de manera discontinua, incluso de noche (se despiertan muchas más veces, razón por las que algunas personas duermen peor con un perro en su cama, porque el can se mueve, baja y sube, etc.)

Sus fases de sueño son iguales a las de las personas, comenzando por una primera parte en la que el sueño es más ligero, provocando que puedan llegar a despertarse ante cualquier estímulo externo. A continuación, se sucede la fase REM (Rapid Eye Movement), en la que el sueño es más profundo, caracterizándose por el movimiento de las extremidades, las orejas y los ojos.

En esta parte es en la que el perro fija la experiencia de ese día, y es donde puede tener pesadillas.

Eso sí, de nuevo hay diferencias con respecto a los humanos: debido a los patrones irregulares de sueño en los perros, ellos solo pasan un 10% de su tiempo dormidos en fase REM. Esa es una de las razones por las que requieren más horas de sueño que nosotros.

La importancia del entorno

 

Para que nuestro can tenga un sueño placentero es importante tener una rutina horaria de paseos y comidas, además de mantener las horas de sueño.

De igual forma, la ubicación en la que duerme el perro juega un papel importante en su descanso. La zona debe ser confortable, cálida y tranquila.

Cómo diferenciar si está teniendo un sueño o una pesadilla

La expresión corporal de nuestro perro es el principal factor para reconocer si está teniendo un sueño o una pesadilla, algo muy similar a lo que podría suceder si observamos a una persona dormir. Cuando sus movimientos y sonidos son suaves, es muy probable que se trate de un sueño agradable.

Por el contrario, la aparición de movimientos corporales bruscos junto a lloriqueos y gruñidos nos indican que se trata de una pesadilla. Posibles causas de las pesadillas

La rutina cotidiana, tal y como comentábamos, es fundamental en la calidad de su descanso. Las malas experiencias del día a día, como riñas con otros perros, el estrés a causa de la soledad o los impactos acústicos, como tormentas o petardos, pueden provocar que nuestro perro acabe teniendo pesadillas.

Hay que recordar, eso sí, que si nuestro perro no duerme bien de noche, si está intranquilo, no tiene porqué estar causado por una pesadilla.

Consejos para calmar a nuestro perro

Si parece que tu can está teniendo una pesadilla, estos consejos te pueden ser útiles:

- Es mejor esperar a que se despierte solo, las pesadillas no suelen durar mucho.
- No debemos despertarlo de manera brusca, tenga o no tenga una pesadilla. Despertar así a un can puede ser peligroso, podría morder al verse sobresaltado.
- Puedes hablarle de forma suave y repitiendo su nombre, para que note tu presencia de manera tranquila.
- Cuando se despierte, puedes acariciarlo relajadamente.
- Después de que se tranquilice, si le apetece volver a dormir, ¡adelante!

Si nuestro can comienza a tener pesadillas de forma recurrente es útil que lo apuntemos, para poder comprobar la frecuencia con la que se suceden. Incluso, podremos grabarlo en vídeo con el móvil para poder enseñárselo a nuestro veterinario.

También es útil vigilar lo que come y a qué hora lo hace, así como estar atentos a los posibles ruidos que se producen diariamente. Esto podría ayudarnos a identificar la causa de su intranquilidad o, como mínimo, tendremos toda la información para que nuestro veterinario nos pueda ayudar.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar