TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Quimioterapia en perros: un tratamiento cada vez más frecuente, con menos efectos secundarios que en las personas

Compartir

El cáncer afecta a nuestros perros casi en igual medida que a nosotros: según la wikipedia, se estima que 1 de cada 3 canes desarrollará cáncer, la misma incidencia que en los humanos. Casi la mitad de los perros mayores de 10 años desarrollarán cáncer: es la principal causa de muerte en el 47% de los perros y el 32% de los gatos. Y, tal y como sucede con las personas, hay tres tipos básicos de tratamiento: cirugía, radioterapia y quimioterapia.

La quimioterapia es un tratamiento relativamente común: a veces es recomendado tras la cirugía, si no ha sido posible extirpar todo el cáncer, o como tratamiento principal en casos en los que el cáncer no puede ser extirpado.

Es importante tener en cuenta que en los animales el objetivo de la quimioterapia es lograr que tengan una mejor calidad de vida durante el mayor tiempo posible, algo diferente a lo que sucede en los tratamientos humanos que suelen ser más agresivos. Por ello, la quimioterapia veterinaria suele tener menos efectos secundarios que la aplicada a las personas porque las dosis utilizadas son menores y, además, a los perros normalmente se les administran menos medicamentos adicionales.

Aún así, explican en el American Kennel Club, los perros pueden experimentar una leve, moderada o severa pérdida de apetito, vómitos o diarrea, así como un cierto letargo. La disminución de los recuentos de glóbulos blancos y rojos puede conducir a un mayor riesgo de infección.  Muchos efectos secundarios, como los asociados con el tracto gastrointestinal, no son inmediatos y se hacen evidentes de tres a cinco días después de recibir el tratamiento.

En la mayoría de los casos, los efectos secundarios se limitan a no más de 24 a 48 horas.

¿Qué aconsejan los expertos para paliar estos posible efectos secundarios de la quimioterapia veterinaria?

En el caso de vómitos o nauseas recomiendan que el can ayune durante 12 horas. Para después darle cubitos de hielo y luego agua, después comidas blandas como pollo hervido y arroz. 

Si el can pierde el apetito, sugieren agregar caldo o chuches a su comida para que le resulte más apetitosa.

Si el perro tiene diarrea, entonces debe poder seguir bebiendo agua, aunque no coma. Y sugieren agregar arroz a su dieta habitual. 

Este hospital de Colorado, EEUU, está especializados en tratamientos oncológicos y también en la investigación del cáncer canino: están desarrollando diversos estudios en colaboración con sus pacientes.

En este vídeo, los profesionales del Flint Animal Cancer Center nos muestran, paso a paso, el proceso de quimioterapia en los perros:

Las investigaciones en marcha sobre cáncer en los perros son realmente importantes, tanto para los canes como para nosotros. El campo de la Oncologia Veterinaria Comparada explora, justamente, las semejanzas entre el cáncer que se da en personas y animales para ayudar a ambos.

Este documental sobre los proyectos que están en marcha en el Flint Animal Cancer Center ofrece un repaso de lo más interesante a todo lo relativo a la Oncología Veterinaria Comparada.

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar