TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

¿Por qué es tan frecuente la diarrea en los perros? Causas y remedios

Compartir

Consejo patrocinado por Nutro

La diarrea en perros es un problema muy común, posiblemente uno de las causas más frecuentes de las visitas al veterinario. ¿Es posible evitarlo? ¿Qué puedes hacer para paliar el problema? ¿Siempre hay que ir al veterinario?

Es importante tener en cuenta que para establecer un tratamiento adecuado es preciso conocer cuál es su origen de la diarrea.

Consejo patrocinado por Nutro

La diarrea en perros es un problema muy común, posiblemente uno de las causas más frecuentes de las visitas al veterinario. ¿Es posible evitarlo? ¿Qué puedes hacer para paliar el problema? ¿Siempre hay que ir al veterinario?

Es importante tener en cuenta que para establecer un tratamiento adecuado es preciso conocer cuál es su origen de la diarrea.

Le hemos consultado la cuestión a Raúl Sancha Salvador, miembro del equipo veterinario de Nutro, marca de alimentación natural para perros con la que SrPerro colabora difundiendo contenidos de interés sobre nutrición.

 

 

Esto es lo que nos ha aclarado:

Podemos decir que un perro tiene diarrea cuando sus excrementos presentan una textura demasiado blanda o líquida y, además, el can defeca en un volumen y frecuencia por encima de lo habitual.

En un proceso digestivo normal, el organismo del perro es capaz de absorber hasta el 80% del agua contenida en los alimentos que ingiere.

Un perro con diarrea, sin embargo, no absorberá ese porcentaje de agua y tampoco los nutrientes contenidos en la comida ingerida. Por tanto, el animal queda expuesto a un riesgo de deshidratación y a un deterioro progresivo de su estado de salud si no se pone remedio.

 

¿Por qué los perros tienen diarrea?

 


Hay varias razones por las que un perro puede tener diarrea. Conviene tenerlas en cuenta porque, muchas veces, la diarrea puede alertarnos sobre un problema de salud mucho más grave.

 

Cambios bruscos en la dieta

La flora bacteriana del intestino de cualquier perro está adaptada a la dieta habitual que recibe ese animal.

Si la dieta cambia, la flora intestinal requiere un tiempo de adaptación al nuevo alimento. Si no se permite ese tiempo de adaptación mezclando la dieta antigua con la nueva, el perro puede sufrir trastornos gastrointestinales como consecuencia. Uno de los más habituales es la diarrea.

Hay que tener en cuenta que la flora bacteriana del perro está orientada, fundamentalmente, a la digestión de carne porque es un animal carnívoro.

Los perros tienen menor densidad de flora que los humanos (omnívoros) porque están orientados a digerir un menor rango de alimentos que nosotros.

Concretamente, un perro tiene una densidad de 10 mil bacterias por gramo de intestino mientras que el ser humano tiene 10 millones por gramo.

Así pues, es fácil entender por qué un cambio brusco de dieta o, por ejemplo, la introducción de alimentos caseros cocinados para humanos, puede provocar diarrea en el can.

 

Estrés

Al igual que ocurre con las personas, el estrés puede estar en el origen de una diarrea.

El estrés produce una respuesta en el organismo del perro que provoca cambios en los procesos digestivos, además de un incremento de los niveles de cortisol en sangre y un debilitamiento de las funciones inmunes del organismo.

 

Ingestión de alimentos tóxicos o inadecuados

¿Qué le pasa a un perro si come chocolate? Pues éste sería un buen ejemplo de alimento tóxico para perros que puede provocar, entre otras cosas, diarrea en el can.

Cualquier alimento tóxico o inadecuado para la dieta canina puede dar como resultado trastornos gastrointestinales moderados o graves.

Es frecuente que algunos perros coman cosas del suelo cuando salen a pasear a la calle.

Hay que estar muy atentos porque la ingesta de alimentos inapropiados, o incluso objetos que no pueden digerirse en el estómago, puede llegar a ser muy peligrosa.

Algunas chucherías o galletas, sobre todo si son nuevas para tu can o de marcas de baja calidad, pueden producir irritación intestinal.

 


Alergias o intolerancias alimentarias

 

Las intolerancias alimentarias se manifiestan con problemas del sistema gastrointestinal como vómitos o diarreas. Por tanto, un perro intolerante a un alimento tenderá a tener diarrea cada vez que lo ingiera.

Otros síntomas de las intolerancias alimentarias son los vómitos, el aumento de flatulencias e incluso la decoloración de las heces.

Por otro lado, cuando un perro sufre una alergia alimentaria, puede también tener como consecuencia problemas digestivos. Sin embargo, las alergias a los alimentos suelen provocar, principalmente, alteraciones en el pelo y la piel.

 

Parásitos y bacterias

 

Algunos de los parásitos más comunes que causan diarrea en los perros, sobre todo en los cachorros, son los nematodos o gusanos redondos y los cestodos o gusanos planos. Las comúnmente llamadas “lombrices”.

Estos parásitos llegan al cuerpo del perro con la intención de alimentarse de lo que ingiere el animal. Es decir, roban el alimento que el animal come. Por lo tanto, pueden causar un deterioro grave de su salud.

Las bacterias son mucho más pequeñas que las lombrices intestinales pero también pueden resultar muy dañinas para el perro porque suelen aparecer en un número muy elevado. Son la razón de algunas diarreas caninas.

También conviene tener cuidado si nuestro can olisquea los excrementos de otros perros, pueden ser fuente de infección de parásitos, bacterias y virus.

 

Infecciones víricas


Algunas infecciones virales caninas afectan al tracto gastrointestinal. La más grave y más conocida (que afecta fundamentalmente a cachorros) es la producida por el parvovirus canino o parvovirosis. Se trata de una infección altamente contagiosa por vía fecal. Si hay sospecha de parvovirus o cualquier otro virus intestinal, es urgente acudir al veterinario.

La mejor manera para proteger a un perro contra infecciones víricas como el parvovirus es vacunarlo según prescripción veterinaria.

 

Remedios caseros para perros con diarrea

 


En todos los casos, siempre tiene que ser un profesional facultativo quien diagnostique el problema y paute un tratamiento específico: ante la duda lo mejor es ir al veterinario.

Aquí van algunos remedios caseros para frenar la diarrea en perros que pueden ser útiles:

1- Darle agua de arroz para beber.


2- Mantener 24h de ayuno.


3- Ofrecerle una dieta suave pasadas las primeras horas de ayuno: baja en grasas y sencilla de digerir. Un poco de pollo o pescado a la plancha acompañado de arroz hervido son dietas ideales en estos casos, siempre que el perro no presente ninguna intolerancia o alergia alimentaria a alguno de estos ingredientes.


4- Ofrecer la comida en varias tomas, frecuentes y de cantidad reducida: tres o cuatro raciones distribuidas a lo largo del día es lo ideal.

 

De nuevo, lo crucial es descartar cualquier problema grave que pueda esconderse tras la diarrea y para ello, como siempre, es fundamental acudir al veterinario.

 

+ información

Qué hacer en caso de vómitos o diarrea: primeros auxilios antes de ir al veterinario

Consejos básicos para evitar y tratar la diarrea canina

 

¿Te ha quedado claro? Demuéstralo en Nutro Expertos resolviendo un quiz sobre este contenido y podrás ganar un lote de productos de Nutro y Greenies.

 

Más sobre Nutro en Facebook & en Twitter.

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar