TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Los veterinarios advierten sobre el grave riesgo de las mascarillas para los perros

Compartir

Ralph ha estado a punto de morir y necesito cirugía de urgencia porque, en un descuido, se comió una mascarilla.

Es un problema cada vez más frecuente y por eso los veterinarios en todo el mundo están lanzando la advertencia: las mascarillas por la calle son un problema pero también en casa, como le sucedió a Ralph quien, parece ser, llegó a "robar" una mascarilla de tela de dentro del bolso de una de sus familiares.

Esto fue lo que le sacaron del estómago...

Las mascarillas son ahora ubicuas y en todo el mundo se están convirtiendo en un serio problema medioambiental. Y, en paralelo, en un riesgo para los perros porque, obviamente, Ralph no es el único que ha acabado en urgencias.

Como Martin:

Y como King: este labrador retriever de dos años pasea con correa y siempre está supervisado. Y aún así, no saben bien cómo, logró comerse dos mascarillas.

En cuanto el perro empezó a vomitar, lo llevaron al veterinario: un análisis de sangre y una primera radiografía no detectaron nada raro pero el perro, dos semanas después, seguía vomitando de cuando en cuando.

Por eso mismo volvieron al veterinario y fue entonces, a través de otra radiografía, vieron dos delgadas piezas de metal entre su estómago y su intestino delgado. Una ecografía abdominal confirmó la sospecha: el tracto gastrointestinal de King estaba efectivamente bloqueado y, peor aún, parecía que sufría lo que se conoce como una "obstrucción lineal por cuerpo extraño".

King está bien ahora, tras pasar por una cirugía de urgencia que implicó una incisión en su estómago para lograr retirar las dos mascarillas que se había comido.

Y por eso han compartido lo sucedido puesto que en ese mismo hospital veterinario ya han tratado a 11 perros por el mismo problema. 

Los síntomas de que un can ha comido un cuerpo extraño, en este caso una mascarilla, son los que tuvo King: vómitos, disminución del apetito o negativa a comer y también letargo.

Desde el Hospital Veterinario de la Universidad de Tufts ofrecen una serie de consejos lógicos para intentar reducir el riesgo de que los canes puedan acabar necesitando una costosa visita a urgencias:

- En casa, asegúrate que las mascarillas están fuera del alcance de los perros. Guarda las mascarillas limpias en un lugar seguro y pon aún más cuidado sobre dónde dejas las mascarillas usadas. Es de sobra conocido que algunos canes roban calcetines o la ropa interior de sus humanos, posiblemente porque huelen a ellos, y esto mismo puede suceder con las mascarillas.

Lo que hay que hacer, idealmente, con todas las mascarillas usadas es meterlas en una bolsa y esa bolsa cerrada echarla en el contenedor de "restos".  

- Si te has hecho las mascarillas en casa, ten cuidado de dónde dejas los hilos y restos de tela, etc.

- No tires nunca mascarillas al suelo, en la calle... se está convirtiendo en un verdadero problema en todas las ciudades y es un riesgo para los perros y también para otros animales.

- Por desgracia ahora hay mascarillas en el suelo no solo en la calle sino también en los parques... pon mucho ojo si tu can es basurillas y lo llevas sin correa.

Y, por supuesto, si temes que tu can se ha podido comer una mascarilla, cuanto antes vayas al veterinario, mejor.

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar