TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

La sal utilizada en las calles para evitar el hielo puede ser tóxica para los perros

Compartir

La tormenta Filomena ha dejado calles heladas por doquier en el centro de la península: se están repartiendo toneladas de sal para conseguir que dejen de congelarse las aceras y los caminos porque, como explican en detalle en 20Minutos, "si normalmente el agua se congela a los 0ºC, la sal hace que el agua se congele a una temperatura aproximada de unos -10º", por lo que así se lo ponemos más difícil al hielo. El problema es que la sal es potencialmente tóxica para nuestros perros.

La sal puede por un lado lastimar las almohadillas de los canes -irrirándolas o incluso quemándolas- y por otro causarles una intoxicación. 

Obviamente para que sea tóxica la sal ha de ser ingerida en grandes cantidades: para evitar riesgos estos días en los que estaremos con frecuencia paseando por calles donde se habrá echado sal es importante limpiar las patas a nuestros canes con agua tibia al llegar a casa y, sobre todo, evitar que se chupen.

En invierno no está de más proteger las patas de los canes con algún producto específico, esto también ayudaría a evitar la irritación por la sal.

Si en un descuido nuestro perro se ha chupado las patas tampoco pasa nada, lo normal es que sencillamente tenga más ganas de beber agua. Así que mientras su cuenco de agua fresca esté lleno, se reduce el posible malestar.   

La intoxicación por sal en perros y gatos puede producir vómitos, diarrea, disminución del apetito, letargo, falta de coordinación, sed o micción excesivas.

En casos graves, es posible que se produzcan temblores, convulsiones, coma e incluso la muerte, según los expertos de Pet Poison Helpline. De hecho, hemos compartido algunos casos -raros pero posibles- de perros que han muerto por ingerir un exceso de agua con sal (al jugar en el mar).

Aún así, para que se produzca una intoxicación un perro ha de ingerir 2-3 g de sodio / kg de peso corporal. Y podría ser mortal de llegar a ingerir 4g por kg de peso corporal.  

Si por la razón que sea sospechas que tu perro se ha intoxicado con sal, llévalo al veterinario. No hay tratamiento específico pero sí es crucial  tu vete administrará líquidos por vía intravenosa para tratar de eliminar el exceso de sal del y controlará los electrolitos de su perro.

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar