TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

Esterilización y castración en perros: beneficios, diferencias y falsos mitos

Compartir

El último martes de febrero se celebra, desde hace más de 20 años, el Día Mundial de la Esterilización Animal. ¿Y por qué es tan importante este evento? Porque la superpoblación de perros y gatos es una de las principales causas, en todo el mundo, de la eutanasia de animales sanos.

En EEUU se calcula que hasta el 50% de las camadas de perros y gatos son 'accidentales' (en España la cifra es inferior) y eso se traduce en miles de abandonos, en miles de perros y gatos sacrificados. De ahí que la practica totalidad de las protectoras en el mundo entero sumen sus esfuerzos para concienciar a todos los dueños de animales de compañía. Y sí, Colega está castrado desde que tiene un año (con solo seis meses, una cachorra ya puede quedarse preñada)

Los veterinarios de Barkibu nos comentan que reciben muchas consultas en su web relacionadas con la castración o esterilización de canes. Y dado que es un tema crucial que sirve para, a la larga, salvar miles de vidas, han querido ahondar en esta cuestión respondiendo a diversas preguntas clave.

 

¿Es normal que todos los perros sientan atracción por mi perra?


Se trata de una consulta real que en alguna ocasión han tenido que responder. La respuesta es sí, es normal. Es normal si tu perra está en celo y los perros a los que te refieres están sin castrar. Con todas las complicaciones que eso puede suponer: embarazos no deseados, abandono, e incluso enfermedades.

 

¿Esterilización o castración?


¿Conoces la diferencia entre esterilizar o castrar a tu can? Ambas opciones permiten evitar camadas no deseadas, reduciendo así el riesgo de abandono. Sin embargo, los beneficios asociados a la castración son mucho mayores.


Esterilizar es evitar que nuestras perras puedan quedarse embarazadas o que nuestros canes sean fértiles. Sin embargo, mantienen sus órganos sexuales y su comportamiento sexual.


La cirugía es más sencilla y menos invasiva, ya que se limita a una ligadura de trompas en el caso de las hembras y de los conductos espermáticos en el caso de los machos.


Con esta intervención el can conserva su instinto sexual y su conducta de apareamiento sigue activa, por lo que no evitamos problemas derivados de las hormonas, como pueden ser problemas de comportamiento agresivo o de huida en el caso de que una perra esté en celo.


Cuando hablamos de castración nos referimos a la extirpación total del aparato reproductor, desapareciendo así el comportamiento sexual. A las hembras se les extirpa el útero y los ovarios, o sólo los ovarios, y a los machos los testículos.


En el caso de las hembras no existen estudios claros que demuestren que es mejor quitar sólo los ovarios (ovariectomía) o el conjunto ovarios-útero (ovariohisterectomía), por lo que normalmente el tipo de procedimiento dependerá de cada veterinario.


La castración no sólo reduce el riesgo de abandono y sacrificio de animales, sino que además aumenta la esperanza y la calidad de vida.


En las hembras reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y de útero. También evita infecciones de útero y formación de quistes y tumores en los ovarios, además de embarazos psicológicos.


En los machos, la castración evita tumores de próstata, testículos y glándulas anales. También reduce el riesgo de padecer prostatitis.

En general, con la castración se evitan comportamientos agresivos asociados al marcaje, reducimos el riesgo de fuga y evitamos la transmisión de enfermedades congénitas como la displasia de cadera.

La técnica clásica para la castración se basa en una gran incisión que cicatriza gracias al collar isabelino.

Actualmente es más común que se realicen castraciones por laparoscopia, haciendo una incisión muy pequeña y reduciendo el tiempo de recuperación.


Falsos mitos sobre la castración


Como en todo, alrededor de la castración se han creado una serie de mitos que creemos importante clarificar.

1. Los animales castrados engordan.

Sí y no. La castración cambia el metabolismo y abre el apetito, pero si el animal come alimentos específicos y hace ejercicio no tiene por qué haber obesidad.

2. Es bueno que las perritas tengan al menos una camada.

Los animales no sienten frustración o malestar por no reproducirse, y las hembras no necesitan quedarse preñadas para desarrollarse. Es más, si se castran antes del primer celo, la probabilidad de tener cáncer de mama casi desaparece.

3. Cambia por completo su comportamiento.

La castración cambia el comportamiento relacionado con las hormonas sexuales, como el comportamiento agresivo de los machos para marcar o los embarazos psicológicos de las perras. Su “personalidad” no cambia, por lo que su comportamiento habitual seguirá siendo el mismo.


4. ¿Mi perro deja de ser macho si lo castro?

Sí, también hemos recibido consultas de este tipo. Y no, tu perro no deja de ser macho por extirparle los testículos.


5. Si se operan muy jóvenes no completan su crecimiento.

Falso. Mantienen su crecimiento tanto a los 2 meses como a los 8.

 

6. Sólo hace falta castrar a las hembras.

También falso, ya que como hemos visto ambos pueden padecer problemas derivados de las hormonas sexuales. Además, en el caso de los machos es bastante común que intenten escaparse para buscar una hembra, pudiendo perderse, o peor.


7. La castración es dolorosa.

La castración se realiza bajo anestesia. Tras la operación se medica al animal para evitar infecciones y la inflamación. Además, con las nuevas técnicas el tiempo de recuperación se reduce a tres días.


Mi perro está castrado pero sigue tratando de montar a las perras


Se dan casos en los que esto sucede. Tras castrar a nuestro can éste sigue tratando de montar a una hembra. ¿Por qué ocurre esto?

Tras la castración, las hormonas siguen estando presentes durante un tiempo. Pero ¿qué pasa si este comportamiento no desaparece?

Cuando el animal alcanza su madurez sexual empieza a realizar este gesto. No sólo con las hembras, sino también con muñecos, cojines, etc.

Este comportamiento se puede quedar grabado en su cerebro como un comportamiento aprendido. Aunque lo castremos, este comportamiento depende ya del cerebro, de su personalidad, no de las hormonas. ¡Y ya hemos dicho que el cambio de comportamiento es sólo un mito!

Si queremos que deje de hacerlo (puede ser molesto), necesitaremos la ayuda de un etólogo para corregir esta conducta.

Si los expertos de Barkibu no han despejado todas tus dudas, puedes consultar otras preguntas concretas en su web, es un servicio gratuito.

Y si te estás planteando esterilizar o castrar a tu can, habla con tu veterinario. Incluso hay campañas en diversas épocas del año cuando algunos veterinarios (por ejemplo a través de FAADA o de ANAA) ofrecen esta intervención con descuentos para, justamente, seguir formentando la tenencia responsable.

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar