TODOS LOS TEMAS
Salud perruna

¿Crees que tu perro puede tener sarna? Claves para reconocer y tratar la enfermedad

Compartir

La sarna es una infección de piel causada por unos parásitos externos de la familia de los arácnidos que llamamos ácaros. Son parásitos microscópicos que se instalan en la piel de nuestros perros para alimentarse de ella y de los detritus que se acumulan en ella, causando alteraciones dérmicas de gravedad variable.

La sarna es una infección de piel causada por unos parásitos externos de la familia de los arácnidos que llamamos ácaros. Son parásitos microscópicos que se instalan en la piel de nuestros perros para alimentarse de ella y de los detritus que se acumulan en ella, causando alteraciones dérmicas de gravedad variable.

Por sí sola no es mortal para los perros pero el problema es que, si no se trata, puede desembocar en otras infecciones de bacterias y hongos que sí podrían serlo (como explican en Consumer), además de que algunas pueden ser contagiadas a los humanos.

Por eso hemos querido compartir los consejos de los expertos de Seresto sobre la Sarna, para que todos sepamos cómo identificar esta dolencia (que suele afectar a los perros que tienen las defensas bajas y que puede ser la primera señal de otra enfermedad).

 

 

 

Tipos de sarna

 

La sarna canina se clasifica según el tipo de parásito concreto que la provoca: hablamos de dos tipos, Sarna Demodécica y Sarna Sarcóptica.

 

Sarna demodécica

Está causada por Demodex canis. Se trata de un ácaro de forma alargada que forma parte de la flora normal de la piel de muchos perros sin provocarles enfermedad clínica. Cuando la cantidad de Demodex aumenta, invaden el tejido dérmico instalándose en los folículos pilosos, glándulas sebáceas o glándulas sudoríparas. Es en estas ocasiones cuando pueden provocar problemas de piel.

Demodicosis localizada: se presenta en cachorros menores de un año en los que provoca pequeñas lesiones alopécicas (falta de pelo) que producen picor.

Demodicosis generalizada: cuando los ácaros invaden una parte extensa de la piel del perro se producen lesiones generales en gran parte del cuerpo. Las lesiones incluyen falta de pelo, pápulas (granitos) o costras. El efecto del rascado para aliviar el picor provoca que las lesiones se agraven por presencia de infecciones bacterianas secundarias.

¿Cómo se contrae?

La sarna demodécica suele estar asociada a alteraciones del sistema inmune: cachorros con las defensas poco desarrolladas, adultos en periodos de estrés o en época de celo y enfermedades graves subyacentes.

En el caso de los cachorros lo más frecuente es que lo adquieran de la madre durante las primeras 72 horas de lactación.

Algunas hembras jóvenes pueden presentar sarna demodécica en los primeros celos. Parece que la alteración del sistema inmune durante este periodo puede facilitar la multiplicación de Demodex spp.

En animales de edad avanzada, la sarna demodécica suele esconder una enfermedad grave subyacente que estaría alterando el sistema de defensas del perro.


Sarna sarcóptica

Provocada por Sarcoptes scabiei, un ácaro redondeado sin una cabeza claramente definida y con cuatro pares de patas cortas que excava túneles en la dermis de los animales provocando cuadros de picor muy intenso.

Este tipo de sarna se contrae con mucha facilidad entre animales infectados. Aunque los ácaros que la ocasionen suelen ser específico de un huésped, en muchas ocasiones pueden afectar a varios mamíferos, incluso a las personas.

 

¿Cómo se diagnostica?

 

Las lesiones sospechosas de estar causadas por sarna (falta de pelo, picor, costras) deben ser analizadas mediante un raspado de piel: tu veterinario sacará una pequeña muestra de la piel afectada y lo inspeccionará bajo el microscopio en busca de los ácaros.

 

Tratamiento

 

Sarna demodécica localizada en cachorros

Si se trata de focos pequeños y puntuales puede que no sea necesario ningún tratamiento. En la mayoría de cachorros sanos será una infección autolimitante que desaparecerá cuando el sistema inmunológico del perro madure.

 

Sarna demodécica generalizada

Debe tratarse cuanto antes para frenar la multiplicación de los ácaros y la extensión de la infección. Debemos eliminar los ácaros mediante productos que acaben con los ácaros cómo Advocate® spot-on de Bayer que se administra fácilmente sobre la piel del perro o mediante tratamientos sistémicos orales o inyectados como la ivermectina.


Las infecciones bacterianas secundarias también deberán ser tratadas con antimicrobianos específicos.

En animales de edad avanzada deberemos indagar la posible presencia de enfermedades graves subyacentes mediante pruebas complementarias.

Será siempre el veterinario quien determine el tratamiento más adecuado para el animal

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar