TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

Las caricias humanas ayudan a reducir la ansiedad de los perros

Compartir

La gran mayoría de perros urbanos muestran algún comportamiento relacionado con la ansiedad, según un estudio. Es un problema generalizado que tiene consecuencias (a veces muy graves) para el bienestar de nuestros canes por lo que es importante saber cómo evitar o paliar esa ansiedad. En los casos más severos será necesario contar con la ayuda de algún profesional de la etología o educación canina que nos ayude con pautas concretas para ir trabajando gradualmente con nuestro can, también hay consejos útiles -como los que ofrece la RSPCA. Y, como indica este otro estudio piloto, los perros se muestran más tranquilos por más tiempo si antes de una separación han recibido alguna caricia por parte de sus humanos.

El objetivo de este estudio piloto que han llevado a cabo en la Universidad de Pisa era evaluar si el comportamiento y la fisiología del perro durante una breve separación de su dueño se veía afectado si antes de esa separación recibía una sesión de mimos y caricias. A pocos os sorprenderá descubir que, efectivamente, las caricias resultan beneficiosas para los perros mientras experimentan o después de haber experimentado un evento estresante. 

Compartimos esta información porque todavía hay quien piensa que es malo acariciar a los perros cuando, por ejemplo, tienen miedo a los petardos o ruidos fuertes, cuando van a salir de casa o cuando regresan... Como todo, en su justa medida.  

En el caso de este estudio piloto, han participado perros que no tenían ningún problema relacionado con la ansiedad por separación.

Se midió y evaluó la reacción de 10 perros dos veces distintas mientras se separaban de sus dueños durante 3 minutos: antes de la separación, una vez los perros fueron acariciados durante 1 minuto y en una segunda ocasión, no fueron acariciados. 

Durante cada prueba, el comportamiento del perro se midió mediante muestreo continuo y la saliva se recolectó 15 minutos después de la separación para la determinación del cortisol.

Los resultados muestran que durante ambos procedimientos los perros pasaron mucho tiempo buscando al dueño (mediana de 84,5 y 87,5 segundos, respectivamente) aunque no parecían muy estresados ​​por la separación (niveles bajos de cortisol salival y una intensidad y frecuencia de señales de estrés relativamente bajas).

Aún así, cuando los perros fueron acariciados antes de la separación mostraron comportamientos indicativos de calma durante un período más largo mientras esperaban el regreso del propietario (Z = −1.955; P = 0.049), y su frecuencia cardíaca mostró una marcada disminución después de la prueba (Z = −1.682 ; P = 0.073).

No es el único estudio desarrollado por estos investigadores en este sentido, en otra ocasión analizaron los efectos de las caricias y de pasar unos minutos solos en futuros perros guía: el resultado fue el mismo, las caricias aumentan el nivel de oxitocina en los perros.

PD Compartimos aquí los consejos al respecto de Santi Vidal, de Más que Guau:

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar