TODOS LOS TEMAS
Perro Urbano

¿Cómo saludar a un perro que no conoces? ¿Por qué NO debes extender la mano para que te huela?

Compartir

Los humanos nos comunicamos de una manera muy diferente a como lo hacen los perros y el problema es que muchos humanos desconocen cómo se comunican los canes. Dedicar un rato a leer este texto en el que nos explican lo básico sobre las señales de calma, incluyendo la razón por la que es mala idea forzar a dos perros a saludarse, es realmente útil. Y también es importante saber cómo acercarnos a un can que no conocemos, tanto si tú tienes perro como si no y sencillamente te gusta saludar a los canes con los que te encuentras cuando vas paseando...

Esta ilustración gran ilustración de Lily Chin, que ya hemos compartido en más de una ocasión, resume todo lo que podemos hacer mal al ir a saludar a un can.

Es esencialmente lo mismo que explican los etólogos de Fundación Afiinity: 

"El acercamiento debería realizarse con un ritmo relajado, sin correr, dejando al perro el tiempo de ver que nos estamos acercando y asimilar la situación.

Se debería evitar el acercamiento frontal, directo a la cabeza del perro y el acercamiento desde atrás que no da la posibilidad al animal de vernos. Lo ideal es acercarse lateralmente, mirando al perro de lado y evitando la mirada directa y fija a los ojos del animal.

El acercamiento tiene que terminar antes de entrar en el espacio personal del perro. Cada individuo, sea persona o perro, tiene un espacio donde solo acepta la presencia de algunos individuos conocidos.

Si la cercanía con un desconocido resulta molesta, el animal intenta alejarse hasta que la persona quede fuera de su espacio personal. Tampoco podemos inclinarnos encima de él, cosa que las personas hacen a menudo debido al tamaño reducido de los perros."

 

Esta otra batería de consejos de Eureka Dog Services, unos educadores caninos en EEUU es igual de útil, porque tratan de evitar un gesto que demasiada gente piensa que es la mejor manera de saludar a un can, "la prueba del olfateo". 

(Seguramente sin ser conscientes de ello) así estamos invadiendo el espacio personal de los perros. 

Lo primero que hay que hacer, siempre, es preguntar al dueño si podemos saludar a su can. Eso es lo correcto por muchas razones, hay perros que no toleran bien a los desconocidos, hay canes miedosos, hay canes reactivos, y también hay muchos canes que, sencillamente, puede que no tengan ninguna gana de conocerte. Y esto es perfectamente razonable. No necesitas tocar a todos los perros con los que te cruzas.

Cuando te acercas a un perro y extiendes tu mano, sin darle tiempo para evaluar la situación y saber algo más sobre tus intenciones estás forzando una interacción y para algunos perros esto es directamente mal educado y posiblemente hasta amenazante.

Si el perro va con correa y siente que has invadido su espacio, no tiene cómo escapar. Si gruñe, es su manera de decírtelo. Y, de hecho, dicen desde Eureka Dog Services, es una de las razones por las que un perro puede llegar a morder. 

Mucha gente piensa que al extender la mano está permitiendo al perro que le olfatee para que entienda que es amistoso: dado que el olfato del can es considerablemente superior al nuestro, no hace falta que extiendas la mano, ya puede olerte desde donde estás y así no fuerzas un contacto que, quizá, el can no desea. 

Si el humano del perro te da permiso, si el can se acerca a ti y demuestra que tiene ganas de ser saludado, entonces adelante, acaricia su espalda un par de veces -no su cabeza- y mira a ver si le gusta o no. Hay formas de manipular al can que le pueden molestar -y hay que tener muy en cuenta que a la mayoría NO LES GUSTA SER ABRAZADOS.

Estos consejos son básicos para los adultos pero aún más importantes para los niños: deben saber que es peligroso abalanzarse corriendo sobre un perro desconocido. Los niños tienen que aprender que siempre han de preguntar si pueden acariciar a un perro antes de hacerlo.

Estos consejos de Blue Cross están pensados para adultos y niños: lo importante es respetar la elección del perro, ellos son los que deben elegir si quieren o no quieren ser acariciados.

Preguntar al dueño, llamar al perro de manera relajada, sin gestos bruscos. Si se acercan a ti, entonces puedes acariciarles en el lomo, suavemente, mejor en la dirección en la que crece su pelo. Hazlo tres veces solamente y mira a ver si le ha gustado.

 

 

Te puede interesar

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar