TODOS LOS TEMAS
Educación canina

La importancia clave de los "días de descanso" para los perros

Compartir

Tener perro, se suele aseverar, es bueno para la salud de los humanos porque, entre otras razones, fomenta los paseos cotidianos. Pero ¿son esos paseos igual de beneficiosos para los perros? Aunque a priori pueda parecer del todo contraintuitivo, cada vez más expertos y etólogos recomiendan que los canes tengan “días de descanso” en los que en vez de primar el ejercicio físico, lo que se trabaje sea la estimulación mental, permitiendo al can descargar estrés y relajarse. Porque el ejercicio no es una tirita que todo lo cura y un perro cansado (solo a través del ejercicio físico) no es un perro necesariamente feliz o equilibrado.

Tutoriales para crear juguetes de estimulación mental y olfativa para perros

Jen Leslie, la responsable de Calvert Canines, ha escrito un muy interesante ensayo al respecto en el que además de poner el foco sobre el caso concreto de un perro al que ella ha tratado, analiza incontables fuentes y estudios sobre este tema tan interesante.

Por eso mismo y con su permiso, compartimos aquí parte de su trabajo sobre el efecto de los días de descanso sobre los comportamientos caninos problemáticos, esos que con frecuencia llevan a los dueños de perro a pedir ayuda profesional. Podéis leer el ensayo completo –en inglés- pinchando aquí.

 

Ejercicio físico y estrés

 

El "Código de Prácticas para el Bienestar de los Perros” del Gobierno Británico sugiere que un can debe ser ejercitado diariamente a menos que un veterinario lo recomiende pero estas recomendaciones no distinguen entre el ejercicio físico (paseos, juegos, etc.) y el ejercicio mental a través de juegos olfativos, interactivos y de entrenamiento.

¿Por qué es importante recalcar esa diferencia? Pues porque una rutina de ejercicio físico vigoroso diario puede conducir a una acumulación de hormona del estrés (cortisol) lo que, a su vez, puede tener implicaciones negativas para la salud física y el comportamiento de los perros.

La reactividad, la hiperactividad, la destrucción, la vocalización excesiva y la incapacidad para descansar son solo algunas de las dificultades de comportamiento que pueden surgir como resultado del efecto acumulativo de las hormonas del estrés dentro de la fisiología de los perros. 

Y esto puede traducirse en que canes con miedos o frustraciones puedan estar viviendo constantemente en un estado de estrés que aumenta su reactividad y, lo que es más importante, disminuye su capacidad de prestar atención y aprender.

Un “día de descanso” es un día en el que se reduce al mínimo la actividad física y la excitación física con el objetivo de darle a un perro tiempo y recursos para descargar cortisol y disfrutar relajado.

Lo que se recomienda es que esos “días de descanso” incluyan actividades tranquilas que son beneficiosas como los ejercicios de nariz o los juegos de inteligencia.

Un perro que está estresado no necesita aún más ejercicios de obediencia, necesita poder ir liberando ese estrés.

El problema es que muchas personas desconocen la importancia y la gran utilidad de la estimulación mental para todos los perros.

Un equilibrio de estimulación física y mental es fundamental para el bienestar de los canes. La estimulación mental adecuada –que resulta más cansada aún que la física- conlleva comportamientos naturales de búsqueda de alimentos, fomenta la resolución de  problemas y el uso constructivo del cerebro.

 

¿Qué hacen los perros cuando pueden elegir?

 

Sindhoor Pangal (2017) quería observar que hacen los perros cuando se les da la opción, lejos de la interferencia humana. 

Para ello, eligió estudiar a perros callejeros en un área urbana de la India: y recopilaron datos en vídeo sobre la actividad de cada perro a lo largo de 20 horas y 14 días.

De todos los perros observados, solo el 23% elegía estar en movimiento (caminando, correteando, olfateando o buscando comida), el 77% estaba descansando.

Esto es muy significativo y podría indicarnos que también nuestros perros se beneficiarían de un estilo de vida algo más sedentario, con caminatas más relajadas y más tiempo para dormir y descansar.

 

 

Un ejemplo concreto: un terrier de 5 años

 

Jen Leslie comparte el caso de su propio perro, un mestizo de terrier que durante dos años había seguido una rutina similar, alternando cuatro días de paseos con tres días de estimulación mental en casa. Esta rutina se había establecido porque el can tenía algunos problemas asociados con el estrés y gracias a ella se habían reducido considerablemente. 

Entonces, se puso en marcha este estudio durante 12 días, analizando en detalle el comportamiento del can. 

Los primeros seis días siguió con su rutina habitual de 3 días de paseos, 3 días de estimulación mental: en los días de paseo esto significa media hora de paseo al menos, incluyendo momentos de olfateo y de juego con otros canes. En los días de descanso, una actividad de estimulación mental al menos dos veces al día durante 10 minutos.

Fuera de esas actividades, podía hacer lo que quisiera durante el día, teniendo siempre camas o juguetes masticables a su disposición.

La segunda semana, tuvo 6 días de paseos seguidos.

¿El resultado? Lo podéis ver en el gráfico, la segunda semana aumentaron considerablemente diversos comportamientos asociados al estrés, incluyendo reactividad a los ruidos, incapacidad para estar tranquilo... Los intentos por captar la atención de su familia fueron aumentando cada día de la segunda semana.

Incluso afectó a la elección de dónde echarse a dormir y la calidad de su descanso: los días de paseo el can elegía una cama desde la que poder observar a la familia todo el rato. Los días de descanso prefería irse a una zona más aislada donde descansar a su aire.

Debido a todo ello, se decidió terminar el estudio antes de tiempo.

 

 

 

Conclusiones y consejos

 

Los perros que acumulan estrés debido a un día altamente estimulante pueden desarrollar comportamientos para captar la atención de su dueño que van en aumento, algo que se puede traducir en que aún los ejerciten más. Así es como puede surgir ese círculo vicioso de ejercicio excesivo para hacer frente a comportamientos no deseados.

Los niveles útiles de ejercicio para una buena salud mental se convierten en niveles inútiles que causan una peor salud mental.

Si el comportamiento de búsqueda de atención se acrecienta en días con muchos paseos o estímulos, una alternativa es terminar el paseo con algún ejercicio de nariz para que así el perro pueda descargar adrenalina y estrés.

También la reactividad excesiva al ruido –con ladridos, etc-, puede deberse a un incremento en el estrés del perro por seguir una rutina diaria que contiene demasiados estímulos sin el suficiente tiempo para liberar esa adrenalina.

Este estudio respalda la noción de que los días de descanso en la rutina de un perro pueden aliviar los comportamientos no deseados (basados ​​en el estado emocional del perro, no la obediencia) y que un equilibrio saludable de caminatas, actividades mentales y días de descanso puede ayudar a prevenir que ocurran problemas de comportamiento en perros sanos.

El enriquecimiento mental debería ser una parte importante de la vida de un perro. Activa el área relacionada con la resolución de problemas en el cerebro del perro y  libera oxitocina, algo que contribuye a que el can esté tranquilo, relajado y contento.

El ejercicio puede ayudar a reducir el estrés, pero demasiado ejercicio también puede ser la causa del estrés crónico.

El objetivo es encontrar un equilibrio en el que tanto el humano como el perro disfruten de actividades juntos, sin que esto genere estrés en el can debido a la falta de días de descanso.

 

PD: Hay muchos juguetes que se pueden usar justamente para fomentar el trabajo de nariz o la estimulación mental, Tía suele pasar un buen rato, en ambos sentidos de la palabra, tratando de sacar las chuches que le meto en su pelota de Kong (se puede encontrar en Tiendanimal) pero también hay incontables juguetes que puedes fabricar en casa.

 

Te puede interesar

El trabajo de nariz -localizando chuches o comida oculta- fomenta el optimismo en los perros

Juegos y ejercicios de estimulación mental para hacer con tu perro en casa en invierno

Cómo hacer y cómo utilizar la alfombra de olfato para perros

La importancia del enriquecimiento ambiental para los canes, más aún para los perros de intervención asistida

El aburrimiento crónico es perjudicial para los perros, llegando incluso a reducir el tamaño de su cerebro

 

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar