TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

"El Cuarto del Mundo Real", una herramienta muy útil para las protectoras

Compartir

Un buen número de protectoras en EEUU utilizan una herramienta tan interesante como eficaz para ayudar a sus canes a sentirse mejor y a tener más opciones de ser adoptados: se conoce como el "Real life room", o el "Cuarto del mundo real".

Es el caso de Toledo Area Humane Societycuya foto encabeza este texto. Ellos lo tienen claro, en ese espacio es más fácil evaluar la personalidad del can y sin duda les está ayudando a fomentar las adopciones. 

No tiene porqué ser excesivamente costoso siempre que la protectora tenga espacio para ello, claro: hay quien ha transformado un pequeño almacén en este Cuarto del Mundo Real.

Las protectoras con más recursos incluso tienen varios Cuartos del mundo real: dormitorio, salón...

¿Para qué sirve ese cuarto? Pues tiene, como podréis intuir, muchas ventajas: ahí los perros puedan pasar un rato en un entorno libre de estrés, en un lugar donde pueden estar más a gusto que en su chenil, sin ladridos o ruidos, con una luz menos agresiva...

También es útil para que algunos canes puedan irse familiarizando con lo que podría ser un hogar normal y les puedan enseñar a interactuar de forma correcta con objetos y elementos de una casa, para que no cojan cosas que no deben, incluyendo comida de encima de la mesa, para que no se suban donde no deben...

Y en el caso de perros adultos o mayores que hayan pasado mucho tiempo en un hogar antes de llegar a la protectora, poder pasar un rato en un espacio así contribuye a que se encuentren algo mejor: incluso podrían dormir ahí para reducir su nivel de estrés.

Y lo que no cabe duda es que todo lo que contribuya a rebajar el nivel de estrés de los perros es beneficioso, tanto para su salud mental como para su salud física.  

Otra ventaja: cuando viene gente a la protectora en busca de algún perro al que adoptar, si pueden conocerlo en ese cuarto seguro que la experiencia es infinitamente más positiva que si lo encontraran en un chenil, tanto por el entorno como por la actitud del can, que estará más tranquilo. Mirad este caso real, el de Juliet: en su chenil se pone demasiado nerviosa cuando recibe visitas pero en cambio en el cuarto del mundo real... parece otra perra.

Y por último, este cuarto puede ayudar a los voluntarios de la protectora a determinar si un perro abandonado ha conocido antes lo que es vivir en una casa, les da más pistas e información útil para futuros adoptantes.

Te puede interesar

Radiografía de la adopción: un estudio ofrece pistas clave para ayudar a las protectoras

"Adóptame", un libro indispensable para cualquiera que se plantee ampliar la familia perruna

Paciencia, paciencia y más paciencia: la clave tras adoptar a un perro

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar