TODOS LOS TEMAS
Curiosidades

Del lobo al perro que duerme en tu cama: cuestión de comida y sobre todo... de miradas cómplices

Compartir

En la revista Science han publicado una serie de artículos realmente fascinantes dedicados a explorar cuándo y cómo los perros se convirtieron en lo que hoy son: compañeros fieles de los humanos. Podéis encontrarlos todos en su web, pinchando aquí.

La biología del vínculo entre perros y humanos: hechos los unos para los otros

La principal hipótesis sobre cómo los lobos comenzaron el proceso de domesticación es que fueron ellos los que se acercaron a los lugares donde estaban los hombres porque allí siempre había comida . Los restos y desperdicios que los humanos no consumían fueron el imán para los lobos más lanzados. Y ellos, al tener acceso a más comida que sus congéneres, fueron los que sobrevivieron y continuaron ese proceso de acercamiento al hombre.

Ahora también se ha comprobado cómo su capacidad para mirarnos a los ojos también es clave para explicar el fuerte vínculo que mantenemos con nuestros perros. La mirada compartida explica porqué los perros ocupan un lugar tan imporante en nuestra vida.

¿Por qué? Porque ahora la ciencia ha comprobado que cuanto más miras a tu perro, más feliz te sientes tú y más feliz se siente él también. 

Takefumi Kikusui, Miho Nagasawa y otros científicos que estudian el comportamiento animal en la Universidad de Azabu, en Japón, han llevado a cabo un experimento con una treintena de canes y sus humanos. Y han demostrado que cuando un perro y su humano se miran a los ojos, ambos generan una descarga de felicidad -por así decirlo- que hace que se fortalezca el vínculo entre ambos.

Tanto en el perro como en el humano se produce un aumento marcado en los niveles de oxitocina, una hormona que se relaciona con el amor y sobre todo con la conducta maternal, es el pegamento que une a madres e hijos.Es, de alguna manera, como si los perros hubieran entendido que era beneficioso para ellos mirar a los hombres, comportarse como sus crías. Lo que ocurre entre perros y humanos es muy similar a lo que ocurre entre una madre y su bebé.

En el estudio de Nagasaw y Kikusui ha quedado demostrado que cuanto más tiempo pasaban mirándose a los ojos, mayor era el nivel de oxitocina (un aumento de 130% en los canes y de 300% en los humanos).

Después replicaron el mismo experimento con lobos criados a biberón y humanos: en ese caso no hubo ningún cambio en la oxitocina de unos y otros.

No es el único experimento que ha demostrado los efectos de esta hormona y seguro que no será el último puesto que sus efectos son siempre marcados:

Más información en Science

Te puede interesar

 

El tono de voz al hablar a un perro es clave para fortalecer el vínculo entre el can y el humano

 

El vínculo entre humanos y canes: el que tu perro no te haga caso no significa que no te quiera

Utilizamos cookies para personalizar y mejorar tu experiencia en nuestra web, tanto con respecto al contenido y utilidades de SrPerro como a los anuncios que muestran en nuestra web nuestros socios publicitarios. Mira nuestra Política de Privacidad, actualizada en mayo 2018, para conocer más detalles sobre nuestras prácticas de recopilación de datos. Al hacer clic en Aceptar, nos autorizas a usar cookies para los fines enumerados. Aceptar